Nuestros Bloggers ZONA FRIENDS

La educación en nuestro país ¿quién tiene más que aprender?

Me estreno con un tema complicado y que nos tiene a todos un poco descolocados así, en general: La educación pública en este país.

¿Qué es?¿Cómo se entiende? Y sobre todo ¿por qué los padres hay cosas que aún no conseguimos entender?

No tengo las respuestas, os lo confieso de antemano, pero me esfuerzo no sólo en buscarlas sino en reconocer posibles alternativas.

Quizás lo primero sea entender la situación, porque ahí puede que esté parte del problema, al menos la parte que yo he alcanzado a ver que por supuesto, puedo estar completamente equivocada… eso tampoco lo descartemos.

¿Cómo puede ser que seamos uno de los países europeos que más tiempo tiene a sus niños en los colegios y luego sean estos mismos niños, los que más dificultades muestran a la hora de resolver problemas en asignaturas como matemáticas?

¿Cómo puede ser que seamos uno de los países que más tiempo obliga a sus niños a hacer “deberes escolares” en casa y luego sean estos mismos niños los que más problemas de comprensión lectora muestran en estudios como el famoso PISA?

¿Qué estamos haciendo mal en este sistema?

Quizás sea eso: el exceso.

¿En qué se diferencia la escuela de mis hijos de la escuela a la que yo iba o a la que ibais vosotras? En mi caso en muy poco, la verdad.

Un profesor de pie, con una pizarra detrás, volcando conocimiento sobre una veintena de alumnos atornillados a las sillas y atendiendo a esas explicaciones, con sus libros de texto, sus cuadernos y sus lápices como herramientas para ese aprendizaje.

Sí, me diréis que en algunas aulas ahora la pizarra es digital y tenéis razón aunque también me pregunto ¿cómo han llegado esas pizarras a esas aulas? Y por supuesto ¿qué uso se da a esas pizarras?

Hay pizarras digitales que han llegado a las aulas de algunos centros de la mano de acuerdos con las editoriales de los libros de texto que tienen la obligación de llevar los alumnos y con los que se organizan y estructuran las asignaturas, esto no me lo estoy inventando, es una realidad fácilmente comprobable.

¡Ojo! No estoy poniendo en entredicho la  calidad del libro de texto, la calidad no, la utilidad sí la verdad, pero eso es otra historia (de la que ya hablaremos en un segundo post…)

¿Son necesarios los libros de texto tal y como los conocemos?¿Son una herramienta de conocimiento y aprendizaje adecuada en este momento y en esta sociedad?

Y la pregunta del millón ¿está justificado el cambio anual o bianual de los libros de texto y el precio de los mismos?

Ahí lo dejo… de momento.

IMG_20140528_165815

Volviendo a las pizarras digitales me quedaba analizar el uso que algunos centros le dan a las mismas que no es más que “poner en bonito” lo que se hacía en la pizarra tradicional con la tiza. Poca diferencia encuentro en que el profesor dibuje una flor en el encerado o me ponga una foto de la flor en la pizarra digital para explicarme la polinización, por ejemplo.

¿Eso es implementar las nuevas tecnologías en el aula? Yo creo que no la verdad, pero esa es otra historia (de la que ya hablaremos en un tercer post…)

Así que con estos mimbres nos plantamos en una educación pública que se parece demasiado a la que tuvimos nosotros, es decir, que no ha cambiado prácticamente en nada en su forma de organizarse e impartirse ¿por qué?¿qué ha pasado para que se haya quedado tan obsoleta en la forma y en el fondo?

Pues se me ocurren distintas posibilidades y todas ellas van directamente relacionadas con la intencionalidad política de los distintos gobiernos responsables de la educación pública en este país.

Que se invierta en educación no es una decisión de los padres (bueno, indirectamente sí…) es una decisión del gobierno de turno y claro si confundimos inversión con gasto pues ni pizarras digitales, ni TICS en las aulas, ni reducción de las ratios por clase, ni desdobles de clases (como pueden ser matemáticas o lenguaje), ni bilingüismo real, ni evolución, ni modernidad, ni cambio, ni adaptación a una sociedad que va mucho más deprisa fuera que dentro de la escuela.

No sé si somos conscientes de cómo se va a traducir todo esto en nuestros hijos, no sé si ese cambio de ritmo tan brutal entre lo que aprenden dentro y fuera de la escuela y sobre todo, en el “cómo” lo aprenden lo estamos sufriendo ya con los déficits de atención e hiperactividades que se diagnostican tanto últimamente.

Siendo uno de los pilares, la inversión económica, creo que los profesores son el otro pilar imprescindible en la educación de nuestros hijos y en innumerables ocasiones, están sacando adelante proyectos con éxito “por encima de sus posibilidades…” (si me permitís la ironía..).

No me digáis que no es irónico por ejemplo, que un profesor español, de una escuela rural haya sido uno de los 50 nominados a lo que se ha llamado “el Nobel” de la educación ¡con lo que está cayendo sobre el profesorado en este país!

Y claro… vuelve la inversión a ser la piedra de toque ¿cómo se prepara a los profesores?¿cuántos cursos de reciclaje se les facilita?¿han aprendido a implementar las TICs en el aula de verdad?¿se les han explicado las distintas opciones?¿cómo es su sueldo?¿qué reconocimiento social y profesional tienen?¿se les respeta como profesores, como profesionales?¿somos conscientes de que tienen arcilla en sus manos en forma de nuestros hijos y que con lo que tienen les pedimos entre todos que hagan una vajilla de La Cartuja por lo menos?

Ya veis que ando cargada de preguntas sin resolver… ¿y vosotros? Lo único que tengo claro es que nos queda mucho por aprender a todos, no sólo a los niños.

Esto te puede interesar

4 Comentarios

  • Responder
    Alba Alonso @alligatoralonso
    17 febrero, 2015 at 10:27 pm

    Hola yo soy maestra y madre así que te puedo contar la versión desde los dos lados. Creo que el principal problema de la educación en este país es que no es una cuestión de estado como en muchos otros sino que siempre depende del partido político de turno que lo único que busca es ganar votos. ¿Y cómo se ganan? Pues por ejemplo invirtiendo una barbaridad en tecnología sin formar al profesorado o implementando un supuesto ” bilingüismo” a través de títulos sacados en algún cursillo que otro.
    Como madre estoy bastante decepcionada en este aspecto porque veo que seguimos exactamente igual que cuando yo era alumna. Yo os aseguro que sacaba unas notazas porque chapaba y regurgitaba conceptos sin llegar a entenderlos o asimilarlos en absoluto. Y el sistema por desgracia sigue así.

    Es verdad que nos piden que tratemos al alumnado de manera individual pero luego no nos dotan de recursos de apoyo o nos exigen unos currículos excesivos que no llevan a ninguna parte. En otros países el profesorado forma parte de los comités para la educación y aquí se nos pregunta poco o nada.
    La carrera de maestro parece a veces una maría cuando debería de ser de las más valoradas y duras a la vez. Van a preparar a nuestros hijos e hijas para el futuro! Por qué no somos conscientes de ello? No solo no vale cualquiera para maestr@ sino que solo los mejores deberían serlo.
    Y la sociedad los tendría entonces en un pedestal y no donde están ahora únicamente criticados por sus vacaciones.

    Bien cierto es que conozco a muchísimo profesorado que da la vida por sus clases, y no por ello va a ser mejor pagado pero lo hacen porque les sale, porque es su vocación y porque el saber que han ayudado a alguno o alguna de sus alumnas a sentirse especial, importante y con un futuro prometedor en el campo que sea ya les habrá valido la pena todo el esfuerzo.

    • Responder
      Pilar
      18 febrero, 2015 at 10:29 pm

      Muy cierto, la educación debería estar por encima de las políticas cortoplacistas que se hacen en nuestro país, estoy muy de acuerdo contigo en eso y en que la carrera de magisterio debería ser más valorada y más exigente. Es sin duda una profesión que precisa de vocación, eso también es verdad y por eso hay profes que a pesar de los pesares se dejan la piel cada día en las aulas.
      Muchísimas gracias por el comentarios con ambos puntos de vista, es evidente que se trata de un tema que nos preocupa.

  • Responder
    anya
    17 febrero, 2015 at 9:56 pm

    Hola, yo voy a poner mi punto de vista, en lo que puedo, en el colé de mi hija las pizarras digitales ,no había para todas las aulas con lo cual era absurdo los libros electronicos ,las pizarras las ha completado el ampa.
    Aprenden mates, primero de primaria con una web, yo le veo el inconveniente que luego no tienen caligrafía.
    Este año si tiene desdoble, el colé es el único no bilingüe de la zona, los otros cuatro públicos son bilingües.
    Mis hermanas son profes las dos una habilitada bilingüe y otra no y con responsabilidad en su instituto, a ninguna de las dos les facilitan nada, les quitan profesor, les suben lka ratio y las quitan recursos, eso si las obligan a hacer cursos, evidentemente fuera del horario escolar.
    Tu post me ha gustado que conste
    Un besazo

    • Responder
      Pilar
      17 febrero, 2015 at 10:17 pm

      Las pizarras digitales han sido como el caramelito por el que parecía que iban a entrar las TICs en las aulas pero… ahí se quedó todo con la llegada de la crisis…
      Y después vino todo lo que cuentas de tus hermanas que por desgracia está muy generalizado en las aulas de la escuela pública.
      ¡Muchas gracias! Me alegro un montón de que te haya gustado.
      Un besote

    Escribe una respuesta

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies ACEPTAR
    Aviso de cookies