ZONA FAMILY

La crianza con apego y los límites

el apego y los límites

Está muy de moda eso de criar con apego, con respeto y dejar al niño que sea libre en todas la facetas de su vida. Y no puedo estar más de acuerdo, es como yo procuro educar a mi hija, pero creo, que se están confundiendo los términos. Me da la sensación que se quiere dar tanta libertad a los niños que no se están teniendo en cuenta las consecuencias. Se están dejando de lado los límites y eso, amigos, tendrá consecuencias muy negativas en su educación.

Que un niño se críe bajo una educación que promueva y beneficie su libertad consiste en permitir que sean autónomos, que tomen sus propias decisiones y que puedan dirigir, en parte, lo que quieren hacer y cuándo, pero es aquí cuando los padres traspasan los límites, cuando de la libertad se pasa al libertinaje, y entonces, la crianza con apego que practican, deja de serlo.

Los niños, viven en sociedad, al igual que los adultos, y es algo que no se puede pasar por alto. Los niños no pueden hacer lo que les dé la gana sin que nadie les diga que hay límites que no hay que sobrepasar, y que hay normas básicas de educación y comportamiento. Cuando los niños no entienden de límites, los problemas que de ello se pueden derivar son muy graves, aunque se piense lo contrario. No vale acudir siempre a la excusa de “son niños”, y con eso ya creer que tenemos todos los problemas resueltos.

Los límites no son problema alguno cuando se establecen desde el minuto 1 de vida de nuestros hijos. Los problemas vienen cuando se ha dejado a los niños crecer en medio del total libertinaje, y es entonces cuando se rebelarán contra todo lo que ellos decidan y quieran, pudiendo derivar en problemas de socialización y en problemas de convivencia, muy graves.

He llegado a leer que poner límites a los niños es bloquear su forma de ser y su esencia Y entonces me he dado cuenta de que es este pensamiento el que realmente hace daño en cuanto a la crianza de niños se refiere. ¿Por qué la gente ve bien las rutinas en comidas, sueño, y horarios en general y no los límites? Igual que no acostamos a los niños a las 4 de la madrugada, aunque quieran, no podemos dejar que se traspasen otro tipo de límites.

Es nuestro deber, nuestra obligación, acompañar a nuestros hijos en el conocimiento respetuoso de estos límites, y la familia, debe permanecer unida para fijar uno límites estables y afianzarlos de por vida.

adult and chilcren holding hands around stone circle wishing desire

Algunos de los límites básicos que debemos establecer son:

  • La propiedad. Cuando un niño quiere un juguete o cualquier otra cosa, debe pedirlo, y “por favor”, sobre todo, cuando no es suyo. Los padres deben establecer ese límite. El niño debe poseer la autoridad de decidir sobre sus juguetes y sobre sus cosas, no sobre los de los demás. Y no debe coger las cosas de nadie sin la autorización de su propietario. Cuando no ponemos límites a los niños sobre la propiedad de las cosas, se creen que todo está a su alcance y que todo es suyo. Que tienen el poder sobre todas las cosas, tanto si son suyas, como si no.
  • El saludo. El niño debe saber que hay unas normas de educación y de convivencia. Que se saluda cuando se llega a un sitio (si no quiere dar besos no hace falta obligarlos, pero el “Hola” y el “Adiós” son básicos). Ni qué decir tiene que las cosas se deben pedir “por favor” y luego se deben dar las “gracias”.  No hay nada peor en el mundo que una persona mal educada. Con malos modales, ni un niño, ni un adulto, llegará a ningún sitio.
  • El comportamiento en público. Cuando los niños estén en un sitio público, un restaurante, un museo, un edificio cualquiera, deben tener MUY CLARO, que no están en su casa, ni en la calle y deben comportarse. No se debe gritar ni molestar a los demás.
  • El respeto a los demás. Deben entender que hay que respetar a las personas. A todas. A los mayores, a los más pequeños y a todos los de su propia edad. No se debe permitir bajo ningún concepto dejar a los niños que peguen, insulten o falten al respeto a nadie. Y no vale con … “ eso no se hace” sin tomar medidas. Los niños necesitan entender que sus actos tienen consecuencias.
  • Las consecuencias de sus actos o decisiones. Deben tener presente que los actos de todas las personas tienen consecuencias, y deben asimilarlo, para comprender que sus actos (negativos) tendrán consecuencias negativas también. Si un niño pega a otro en un parque, debe terminarse el juego, por ejemplo, sacando al niño del parque. Si los actos (negativos) que los niños hacen no tienen consecuencias, entonces sabrán con toda seguridad que pueden hacer lo que quieran, bueno o malo, que nunca, tendrá consecuencias. Esto deben aprenderlo en la infancia, por mucho que los padres se nieguen a creerlo, pues si no, se convertirá en uno de los motivos principales de problemas en la adolescencia.
  • No dejarles siempre decidir. Es importante que tomen parte en las decisiones familiares, del colegio, entre los amigos (y esto pueden hacerlo desde muy pequeños, creedme) pero no dejar que asimilen que sus decisiones son las que valen y nada más. No dejar que los niños se hagan con el control familiar y bajo ningún concepto hacer ver que SIEMPRE se hace lo que ellos mandan. No es cuestión de “ a ver quién manda más”, es cuestión de crear consciencia de que las cosas que tú quieres no siempre serán las cosas que se elijan para hacer en el futuro. Comprender que quizás se haga lo que quiere la mayoría y no lo que tú decidas.

En definitiva, estos son sólo algunos de los límites que se deben establecer para que los niños vivan en armonía en una sociedad que espera lo mejor de ellos. Si nosotros nos comprometemos a practicar la crianza con apego, no podemos tampoco traspasar límites y abandonar la educación de nuestros hijos a su suerte. Los primeros años de vida de nuestros hijos son cruciales para su educación y para su comportamiento en el presente, y en el futuro. La línea entre niños independientes y niños déspotas es muy delgada por lo que hay que tener cuidado de no traspasarla.

Y vosotros ¿qué límites consideráis básicos en la educación de un niñ@?

Esto te puede interesar

5 Comentarios

  • Responder
    Lucía T.R.
    1 junio, 2016 at 12:56 pm

    A la mía la he criado asalvajada durante muchos meses, pero en cuanto ha comenzado a dar muestras de entendimiento, algunos límites le hemos tenido que poner. No solo en cuestiones que pueden dañarla (cruzar suelta por la calle, pasar corriendo como loca delante de los columpios, intentar trepar a las ventanas) sino respecto a objetos de la casa que no puede romper, escándalos que no debe hacer para no molestar… Eso sí, de momento pocos frutos estamos obteniendo, pero a base de de repetir rutinas supongo que le acabará calando el mensaje.

    • Responder
      Luz
      6 septiembre, 2016 at 6:11 am

      Esa es otra, por supuesto. Los límites a la hora de hacerse daño ellos mismos. También los debe haber. Los límites son necesarios siempre, aunque haya personas que no lo quieran ver. Los niños que no tienen límites no son personas que se adapten a la sociedad de una forma correcta porque consideran que pueden hacer lo que quieran sin consecuencias. Hay unos niños a los que les cuesta más entender los límites, no te preocupes, todo llega. Eso sí, decirte que los niños entienden todo desde mucho más pequeños de lo que te imaginas. Mi hija era un bebé, cuando cogía los rotuladores y me pintaba los muebles. La consecuencia a aquello es que le daba una toallita y debía limpiarlo. Pintar donde no es debido tenía unas consecuencias, que era limpiarlo. Siguió pintando durante un tiempo, y siguió limpiando, pero se dio cuenta que era más practico pintar donde no debía limpiar después (un papel, un lienzo, etc), por lo que se dio cuenta a la perfección que pintar los muebles tenía una consecuencia, que siempre había que limpiarlo después, si o si. Así que tomó la decisión que quiso. Ahora pide “pintar cuadros”, así que sacamos los lienzos, y a disfrutar. Un fuerte abrazo, espero que vaya teniendo su efecto en tu peque y verás como después, la convivencia es super armoniosa y mucho más placentera. Gracias por tu comentario!

  • Responder
    Padres Frikis
    2 junio, 2016 at 9:10 am

    Hola! Pues estoy muy de acuerdo con el post, creo que hay gente que no sabe diferenciar entre dejar que los niños experimenten y tengan libertad, y el “todo vale”.

    Tengo una duda, y la pregunto porque aún no me ha pasado, pero puede que me pase alguna vez. Pones en un párrfo que si un niño falta al respeto (pegando, insultando), tenemos que tomar medidas. Que no es suficiente con “eso no se hace”. ¿Qué medidas propones? Entiendo que lo correcto es evitar los castigos, así que no sé muy bien que tendría que hacer en un caso así, que no sea quedarme corto con un simple “eso no se hace”, o pasarme con un castigo o una bronca desmesurada.

    ¡Gracias!

    • Responder
      Luz
      6 septiembre, 2016 at 6:04 am

      ¡¡Hola!! Gracias por leer y comentar este post. Yo, como medidas, jamás opto por el castigo pero si considero que hay que “tomar medidas” ante determinadas situaciones. Normalmente yo opto por hacer ver a mi hija que un mal acto tiene consecuencias. Considero que si se comporta mal durante el juego por ejemplo (insulta, pega, tira los juguetes, etc) ese juego debe terminar. Y debe terminar con una charla, a solas, explicando los motivos de esas consecuencias. A veces hay padres que no dan la importancia suficiente a que sus hijos peguen (solo son niños, dicen) pero nunca se ponen en el lugar del que es golpeado. Una agresión tiene que cortarse de raíz. Si un niño pega en el parque, se debe de ir del parque automáticamente, y comprender que ese golpe tiene una consecuencia negativa para él/ella y además se le debe explicar el motivo, y hacerle entender que el niño/a a quien ha pegado puede sentirse realmente triste o ha podido sentir mucho dolor. Nunca hay que olvidarse que en un futuro nuestros hijos serán adultos y tendrán que comportarse en los lugares públicos, ya sin nuestra compañía, por lo que deben tener muy claro que es lo que se debe o no debe hacer. En muchas ocasiones el “eso no se hace” es tan simple que no le dan importancia alguna. Siempre tienen que comprender que un acto tiene una consecuencia. Y no es un castigo a los malos actos y un premio a los buenos, pero como todo en esta vida, tiene un resultado o provoca una reacción en las personas. Si tu golpeas, lo que puede pasar es que la recibas de vuelta. Si eres mala persona, puede que recibas el rechazo de los demás, y así sucesivamente. Creo que estamos más que experimentados en este aspecto en todo lo que ha ocurrido a lo largo de nuestras vidas. Por lo que hay que hacer ver que solo se puede estar feliz y en paz en los lugares públicos cuando uno se comporta, sino, hay que retirarse, hasta que se aprenda a comportar. No hay que olvidar, que ante los malos comportamientos hay otro niño que suele sufrirlos. Y es duro. Y lo dice una madre cuya hija suele ser la que lo sufre. Han tirado a mi hija de un tobogán y he escuchado a una madre el “eso no se hace” y …fin, por lo que el niño, no comprende la gravedad de ese hecho, y sigue haciendo de las suyas. Tirar a un niño de un tobogán por las escaleras, debe tener, serias consecuencias. Si mi hija lo hiciera, saldría del parque inmediatamente, y no volvería hasta comprender la gravedad de sus actos. Y repito, no es un castigo, es una consecuencia. Sería muy feo tirar al niño del tobogán también para que comprendiera lo que duele, tanto física como psicológicamente, así que como mínimo, debe comprender en qué grado de gravedad se encuentra lo que ha hecho. No defiendo los castigos, ni las broncas desmesuradas, creo que explicando las cosas, los niños las comprenden, pero insisto, las consecuencias es importante hacerlas ver.A veces se confunde con un castigo, pero no es así, es hacer entender a un niño qué debe elegir si no quiere que haya consecuencias negativas. Si tu como adulto conduces borracho sabes que puede tener consecuencias graves (atropellar a alguien, ser detenido por la policía) por tanto eliges no hacerlo, y así no tener problemas. Eliges tratar bien a tus compañeros de trabajo porque consideras que es así como ellos te responderán si tu lo haces. No vas golpeando a la gente por la calle porque no quieres que nadie te lo devuelva. Y así un largo etcétera. Acción – Reacción. Los niños lo comprenden, de verdad. Sólo que cuando nunca se les han puesto límites, después cuesta. Pero ánimo, seguro que haces lo correcto. Un abrazo.

  • Responder
    Clara
    3 febrero, 2017 at 8:09 am

    Hola, completamente de acuerdo, me ha gustado mucho tu artículo, enhorabuena. Creo que es algo vital si vivimos en sociedad. A mí en el pueblo me resulta más sencillo el tema de las normas más de convivencia porque al conocernos prácticamente todos, entienden mejor desde pequeños el significado de esas normas de convivencia, ya que aquí todo el mundo les conoce, les saluda y les trata con respeto. En cuento al respeto a los demás y la consecuencia de sus actos es algo que apenas se trabaja con los niños, pero ni en pueblos, ni en ciudades ni en ningún lado. Creo que es vital la educación emocional por ellos y por los demás. Sin ir más lejos en una reunión que tuve con la profesora de la pequeña esta semana, ella misma me hablaba de su importancia y de lo poco que se aplicaba en la mayoría de los niños y los problemas que les traía, a ellos los primeros

  • ¡NO TE CORTES, DEJA UN COMENTARIO!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de 1and1, con domicilio en Avenida de La Vega, 1 – Edificio Veganova (Edif.3 planta 5º puerta C) 28108, Alcobendas (Madrid) España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en monica@bloggersandfamily.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies en la parte baja de nuestro blog.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies ACEPTAR
    Aviso de cookies