ZONA FAMILY

Acompañarlos en la adolescencia

acompañamiento-adolescencia

No nos olvidemos nunca que todo y que son “casi mayores”, que reivindican “sus espacios” como padres no hemos de tener presente que precisamente en la adolescencia los hemos de acompañar en este proceso de cambio hacia la adultez. No porque sean mayores y estén en la fase “paso de todo y de todos” los hemos de dejar solos, al contrario.

Hemos de seguir educando, acompañando, dando la mano y hacerles saber que ESTAMOS PRESENTES sin sobreprotegerlos. La teoría suena bonita y fácil pero la realidad ya es otra cosa porque se podría asemejar a hacer equilibrios.

La adolescencia es una etapa, y como tal pasa, más rápido o más lenta pero pasa; mejor o peor pero sinceramente creo que depende en gran parte de nosotros los padres. Hemos de estar preparados y lo que es más importante NOS HEMOS DE PREPARAR para que sea, en la medida de lo posible, un camino de rosas.

Yo estoy inmersa en la cima de la adolescencia (en otro post ya os cuento las etapas) y en esta etapa de cambio a la adultez palabras como CEDER, ACOMPAÑAR, NEGOCIAR, DIALOGAR, EMPATIZAR, ESTABLECER LIMITES, ESCUCHAR, OBSERVAR, SER ASERTIVOS pasan a un primer plano en la educación.

Y aunque lo que te voy a aconsejar parezca un sinsentido, les hemos de acompañar a la vez que les dejamos la cuerda más suelta (siempre a cambio de responsabilidad, en mi casa funciona así). Les hemos de dejar tomar pequeñas decisiones (controlables, medidas y consultadas con la almohada) para que aprendan que en función de las mismas hay unas consecuencias u otras que se deben asumir; pero ojo… que no somos bomberos y si se equivocan hemos de ser fuertes para no solucionarlo ni gestionarlo nosotros, sino que debemos hacerles ver que son responsables de sus actos, con cariño y acompañándoles.

Hemos de ser firmes, pero con cariño y hacer un máster en negociación. Créeme, a tu hijo adolescente y a ti no os van a favorecer en nada las imposiciones; por contra las negociaciones van a ser muy productivas para ambos. Y a la vez que negocias, dialogar. Hablar, hablar y hablar… no me voy a cansar de repetir esta sugerencia o consejo porque funciona.

A veces, encontrar el momento es complicado, porque a estas edades en que el “postureo-pasotil” además de ser molón parece que es más habitual de lo que a los padres nos gustaría, pasa también porque callan más que hablan.

Yo en este sentido te confesaré que he borrado de un plumazo y desterrado la frase esa de “hemos de hablar” y me he vuelto experta en escuchar los silencios. Sí, sí, los silencios de los adolescentes hablan más que sus palabras.

Hemos de, aparentemente, relajarnos, dar confianza, soltar cuerda, estar presentes y que sepan que estamos pero jamás bajes la guardia… en la adolescencia tenemos el deber como padres de estar y saber estar.

Bea Mamadedos

Esto te puede interesar

1 Comentario

  • Responder
    La incomprensión en la adolescencia - BAF
    18 noviembre, 2016 at 6:32 am

    […] de alguna manera, y por ello se encierran en mutismos incomprensibles (por eso digo siempre de la importancia de escuchar los silencios) o cambian de estado de ánimo sin causa aparente. No deja de ser una manera de […]

  • Escribe una respuesta

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies ACEPTAR
    Aviso de cookies