ZONA FAMILY

Confianza y control de los adolescentes

confianza y control de los adolescentes

Y en esta etapa de la adolescencia y entrando de lleno en la fase de la reivindicación de la “cierta independencia” , me lo repito a cual mejor mantra, que no paranoia, confianza y control, confianza y control, confianza y control y comunicación como si repitiéndolo me fuese a dar la solución o, mejor dicho, la receta exacta para dar confianza a la vez que lo tenemos todo controlado… Tú ya me entiendes o me entenderás. Ni padres sobreprotectores, ni padres excesivamente permisivos ni autoritarios… ¿Dónde está la justa medida?

Y si hay algo que pasará por los siglos de los siglos amén es que como padres siempre nos preguntaremos si lo estamos haciendo bien, nos cuestionaremos en infinidad de ocasiones  si es lo correcto, lo debido, lo responsable y lo bueno para ellos, el dejarles elegir en muchos momentos porque así no se desgasta la comunicación y porque es ley de vida… Poco a poco han de ser los “electores” de sus propia vida y en muchos de sus actos… y te lo cuestionarás con el primero hijo, con el segundo y con los que tengamos y vayan después. Creo que es inevitable cuestionarnos y creo que aunque hayas educado en adolescencia una vez, no te hace “maestro” ni siquiera te asegura que la segunda vez lo vayas a hacer igual.

Hemos de saber respetar su individualidad

Yo a día de hoy, que estoy en plena cima de la adolescencia, arriba de todo de la punta del iceberg y tras mucho darle al coco, ya no me lo cuestiono ni la mitad de veces que cuando empecé a ver que mi flor entraba en este camino… dime pasota, sobrada o soberbia, me la trae literalmente al pairo. Yo a día de hoy sigo, como madre, como persona con valores, emociones y responsable, mucho mi instinto y es precisamente este INSTINTO el que me está guiando ahora en la etapa en la que hay que darle confianza pero hay que tenerlo controlado,  sin que se sientan vigilados in extremis… Ha de ser como algo sutil…(jodidamente complicado esto de la sutileza en según qué ocasiones).

Que hemos de soltar cuerda y darles confianza lo sabemos… Que le vas soltando más cuerda y das más confianza en función de lo que el adolescente “te devuelve” y no te defrauda… Pues sueltas… pero a la vez controla…. controlas y sigues estableciendo límites lógicos.

Es como entrar en el “tira-y-afloja” con negociaciones (si eres incapaz de negociar te recomiendo urgentemente que hagas un máster y te lo saques antes de los 14 de tus hijos) y te prepares para la famosa frase que empieza… “mami me haría ilusión…” “mami puedo…”… porque lo que sigue va a entrañar  una toma de decisión y muy posiblemente una negociación en la que verás la confianza depositada y a su vez has de estar al loro, no te me caigas de un guindo.

Destierra la “dramaqueen” que todas las madres llevamos dentro

Palabras como empatía, sentido común entran en escena siendo los protagonistas de lo que te va a parecer una serie de ficción

A mí, aquello de … “nooo, si yo a mi hijo le doy toda la confianza del mundo, él esto no me lo hará, que va… y no lo controlo en exceso para no defraudarle… ¿Perdón? ¿Defrauqué? Pienso firmemente que dar confianza entraña a su vez un control parental precisamente porque es la manera en que ellos “lo notan”, pero no tanto el control, sino tu presencia como madre o padre y entonces es más difícil que rompan ese círculo de confianza.

No sé si me explico… porque hay momentos en los que con esto de la adolescencia, de lo que yo hago, lo que pienso y lo que haré, entro como en bucle, sí, sí, en bucle… pero lo dicho… cojo el camino del instinto en infinidad de ocasiones porque sé que simplemente por el hecho de haberme convertido en madre esto hace que cualquier cosa que haga siempre la haga pensando en que es lo mejor para mis hijas…

Creo que he conseguido algo fuerte con ellas a nivel, podríamos decir de “apego” y es lo que yo llamo de círculo de confianza (para mi es básico que ellas mentalmente tengan dibujado éste círculo cerrado) en el que saben que yo siempre estoy, estaré y les daré mi mano… pero claro… no todo puede ser utópico y algún día ha de llegar el famoso Cariño, ven que hemos de hablar… porque se han de equivocar y han de errar… como yo también erré.

Ser adolescente no es nada fácil… ¿Te animas a dibujar el círculo de confianza?

Bea Mamadedos

Esto te puede interesar

1 Comentario

  • Responder
    La primera cita en la adolescencia - BAF
    7 Octubre, 2016 at 6:34 am

    […] radica ese miedo que se apodera de nosotras? Yo lo tengo claro… por un lado la “cierta independencia” que se va afianzando y va perdiendo lo de “cierta” para instaurarse toda solita y por […]

  • Escribe una respuesta

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies ACEPTAR
    Aviso de cookies