ZONA FAMILY

La incomprensión en la adolescencia

incomprensión en la adolescencia

La incomprensión en la adolescencia es más común de lo que nos imaginamos.

El club de los incomprendidos podría bien ser el título de la novela… pero nada más lejos de esto… ya me gustaría a mí… porque va de los adolescentes y de su sentimiento de incomprensión por parte de los adultos que los rodean. Lidiar con tus hijos adolescentes no es tarea fácil, pero se puede llevar sobrellevar. Lidiar con su “nadie me entiende” saca de quicio a la más tranquila… pero calma, respira… no es solo tu hijo… qué va…. todo y que cada adolescente es diferente, y que cada padre y madre también, cada uno lidia como puede y con los recursos que tiene.

“Pero qué me estás contando”

En esta etapa donde parece que cualquier salida de tono es posible, así como esa cara de “pero qué me estás contando” eso sí,  quizás te sirva mi humilde experiencia de madre perfectamente imperfecta de una adolescente de 16 años, que se dice pronto, y que lidia con las hormonas desde hace al menos 2 añitos de nada.

Tampoco pretendo que al leerme entres en modo “dramaquen”. El hecho de que nuestros hijos crezcan, cambien y estén más insoportables de lo normal (sí, sí has leído bien.. IN-SO-POR-TA-BLES) vaya a hacer que entres en un ataque de nervios sólo de pensarlo.

Partamos de la premisa de que, todo y que cuesta, ni ellos saben bien por donde ir los pobres, ni qué es exactamente lo que les está pasando, y tampoco saben lidiar muy bien con sus cambios de humor constantes…. vamos… como pulpos en garajes.

Yo siempre pongo el mismo ejemplo…. llegas a casa le vas a dar un abrazo y te suelta una flor del tipo:

“No me sobes, abrázame pero si sobarme”.

… ¿Cómo se abraza sin sobar?…

Y llegas al día siguiente y claro, ni te acercas… no vaya a ser… y va y te suelta eso de:

“Hola, eh? ¿No me das un beso?”

Calma y respira… calma y respira… calma y respira (practicar yoga cuando tus hijos lleguen a la  fase de incomprensión en la adolescencia no es mala opción).

No desesperes y ya te adelanto que si le dices “a ver cariño, ayer no querías mi abrazo y hoy me reclamas un beso: ¿Cómo se come eso?” Te va a contestar con una flor del tipo “es que no me entiendes”.

“Nadie me entiende”.

“Tú no me entiendes”.

“No tienes ni idea de lo que siento”.

Frases como estas pasan a un primer plano… no pasa nada… absolutamente nada, y no es nada personal contra t,i ni mucho menos,  todo y que parezca una puñalada en toda regla… tranquila.

La incomprensión se apodera de los adolescentes

Los adolescentes se sienten incomprendidos TODOS y PORQUE SÍ; en esta fase de crecimiento y de hormonas locas es lo normal; es más, han creado el grupo “club de los incomprendidos” y entre ellos aún alimentan más ese “mi madre no me entiende, tío”.

Es la edad de la incomprensión en la adolescencia, del carácter un poco huraño, por decirlo de alguna manera, y por ello se encierran en mutismos incomprensibles (por eso digo siempre de la importancia de escuchar los silencios) o cambian de estado de ánimo sin causa aparente. No deja de ser una manera de “provocarnos” y nos llevan en muchos casos la contraria y nos discuten simplemente para fortalecer sus ideas.

¿Un consejo?

Aprender a escuchar los silencios, observar mucho, dialogar, dialogar, dialogar, pero borrando de un plumazo el “hemos de hablar”… Hay que facilitar el diálogo acercándonos a ellos en el momento adecuado, que no es lo mismo que en cualquier momento.

¿Y el momento? Eso ya es intuición… Pero igual que cuando se tienen dos hijos siempre se recomienda dedicarles tiempo en exclusividad, con los adolescentes ocurre lo mismo.

A veces, la mejor conversación se lleva a cabo en el interior de un probador de una tienda de moda cualquiera.

Mamadedos

Esto te puede interesar

No hay comentarios

Escribe una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies ACEPTAR
Aviso de cookies