Blog ZONA FAMILY

Ser madre es todo un reto

ser madre es todo un reto madre primeriza

Puedo gritar a los cuatro vientos que por fin soy madre. El 1 de enero me estrené como madre de una niña que llegó a las 38 semanas de gestación. Una bebé a término con bajo peso pero con mucha fuerza. La vida nos ha permitido conocer lo que es el amor en todo su esplendor. Sin embargo, ser madre -en mi caso primeriza- es todo un reto para el que nunca estarás 100% preparada. Esto no es algo malo, claro que no. Pero si al cóctel hormonal tras dar a luz sumamos inexperencia, miedos y dudas, el resultado es que no es tarea fácil. Por eso digo que ser madre es todo un reto.

Todo lo que creas haber leído y escuchado puede que no se ajuste a la realidad de tu realidad familiar. Cada bebé es un mundo y tiene unas particularidades que lo hacen único. Por lo tanto, la teoría de que todos los bebés duermen, comen y hacen sus necesidades difiere mucho de unos a otros. Hay bebés que comen mucho y otros poco, hay veces que unos duermen mucho menos que otros… Y así podría continuar hasta la saciedad. Por lo tanto, como cada bebé es único hemos de escuchar lo que nos está pidiendo para satisfacer su bienestar. Y aquí es donde incido en que cogerlo en brazos cuando lo necesita no es malacostumbrarlo, es darle la protección que necesita en cada momento.

De hecho, algo que nadie te cuenta es que existen bebés de alta demanda. Dicho de otro modo, son niños y niñas que requieren de sus progenitores con una intensidad mucho mayor a lo habitual, haciendo que la crianza sea mucho más intensa a todos los niveles.Y como ya he dicho, eso nadie te lo dice. Lo vas descubriendo por ti misma, mientras tu entorno suele tratar de culparte a ti de haber propiciado ciertas situaciones. Este hecho hace que a la soledad de la maternidad/paternidad se una la crítica de tu entorno. Que no te afecten los comentarios sobre estar malcriando a tu bebé, no ponerlo a dormir en la cuna o el hambre que pasa con el pecho. Cada cual ha vivido experiencias diferentes en momentos diferentes. Pide respecto ante ese tipo de comentarios insistentes.
Nadie nace sabiendo. La dudas y los miedos te asaltarán desde el primer segundo. Es una experiencia novedosa. Incluso si no es tu primer hijo o hija, nuevas preocupaciones aparecerán. Es algo inevitable. Pero de todas esas situaciones se aprende mucho. Es la magia de la maternidad y de la paternidad. Ser madre es todo un reto:
  • De no saber distinguir por qué llora un bebé, te conviertes en una experta que sabe distinguir matices casi imperceptibles para el resto de seres humanos.
  • Desarrollas la capacidad de adelantarte a los acontecimientos y tu capacidad de previsión se multiplica por dos.
  • Descubres que tu pecho no es sólo la fuente de alimento de tu bebé. Es su mejor consuelo para calmar sus nervios y malestar, su mejor nana para dormir.
  • Entiendes que las necesidades de tu bebé son únicas y que para responderlas necesitas alternativas que inicialmente no contemplaste.
El mayor reto al que te enfrentarás en tu vida, el más largo, el más duro, pero sin duda alguna, el más gratificante. Te hace desarrollar habilidades que jamás imaginaste. Te permite experimentar emociones desconocidas. Y te ayuda a superarte a ti misma cada día, dejando atrás miedos  que jamás pensaste superar. Esta es la esencia de la maternidad.
¿Cómo vives la maternidad? ¿Ha sido un jardín de rosas o te has encontrado piedras por el camino?

Esto te puede interesar

No hay comentarios

Escribe una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies ACEPTAR
Aviso de cookies