ZONA FAMILY

Carta a mis hijos: no seáis ni la víctima ni el abusón 

ni la víctima ni el abusón

Queridos hijos: escribo esta carta cuando aún sois niños inocentes (de muchas cosas) y cuando vuestra sonrisa es aún franca y amplia con cualquiera que se cruce en vuestro camino. Me preocupa la violencia, el acoso escolar, la indiferencia… 

Os resumo el tema por si os da pereza llegar al final, aunque es importante, y me haría feliz poder explayarme. Pero en resumen: queridos hijos, hay dos situaciones (por lo menos!) que como madre no me veo capaz de gestionar, así que hacedme el favor de no meterme en el compromiso. No seáis la víctimas ni el abusón. En el primer caso sería capaz de convertirme en el ogro de la película, no creo que fuera agradable de ver. En el segundo, es posible que llegara a odiarme y a odiaros, ¿se puede odiar a un hijo? Me temo que quizá sí…

Hijos, no seáis víctimas: ¡defendeos! 

  • Con la palabra, con argumentos, sed críticos. Siempre.
  • Tenéis lugar para opinar, para equivocaros y rectificar, hasta para pedir perdón.
  • Pero vosotros defendeos, a vosotros mismos y al colectivo.
  • Luchad por lo que creéis justo.
  • Acudid en busca de ayuda. Más de una vez si es necesario. Insistid.
  • No abandonéis a nadie.
  • No os abandonéis.

Os prometo, hijos, que estaré atenta a vuestras señales. Os escucharé. Si algo os preocupa, intentaré no restarle importancia con un “son cosas de niños”. Intercederé si vuestras voces infantiles no son escuchadas. No os abandonaré. Ya sabéis que en esta familia tenemos una norma: las cosas feas, las preocupaciones, no pueden ser secretos. Venid, os escucharé.

Pero ojo, peligro… En el proceso de no ser víctimas, hijos, no vayáis a ser los agresores. 

  • Ni por omisión…
  • Ni por apoyo a la ley del más fuerte.
  • No hace falta que seáis los más fuertes…
  • Reírse del compañero caído, no es divertido.
  • Ignorar al rarito, no es divertido.
  • Insultar o provocar al nuevo, no es divertido.
  • Coaccionar, robar, pegar, empujar… No es, en absoluto, divertido.

Recordad los rollos que os explico, hijos, aunque a veces penséis que mamá está obsesionada…

  • Estar gorda, no es ningún defecto ni es excusa para dejar de jugar con nadie.
  • Ser un niño que quiere ser niña, no es motivo de burla.
  • Tener orejas de soplillo, sordera, una pierna protésica, la piel negra, o marrón, el pelo muy rizado, gafas, pecas, ser bajo, o muy alta… Nada de todo eso importa… Lo que importa es lo bien que saben bailar, cantar, inventar juegos, escribir historias, chutar el balón, contar chistes, escuchar…

Yo os prometo algo, hijos: si algún día sois los agresores y os castigan, no seré yo quien desautorice al profesor ni el castigo. Os prometo que pediréis perdón. Y que reparareis el daño, aunque la vergüenza os inunde por dentro y por fuera. Os prometo que no cederé ni miraré a otro lado, no búscate excusas ni justificaciones… Si sois agresores, os haréis responsables de las consecuencias…

Pero no sois ni la víctima ni el abusón, de momento. Y lucharé para que siga siendo así. Os prometo que tampoco en esto cederé:

Os acordáis de cuando me dijisteis: “qué pena que a Z no le invitan a los cumpleaños… Pero nosotros sí vamos a darle una invitación, ¿verdad?”… ¿Os acordáis del día que me dijeron que erais amables con los más pequeños y siempre ayudabais? Ese día hijos, me sentí muy orgullosa. Porque queridos hijos, para acabar con la violencia, las persecuciones, el bullying, el acoso, las discriminaciones y ser más felices, hay que empezar por uno mismo y sus actitudes día a día, persona a persona. 

Porque ese día descubrí que con vuestra sonrisa inocente no sois ni víctimas ni verdugos. Y espero, sinceramente, que sigáis así año tras año. Porque como madre me temo que no sabría cómo actuar, ni si fuerais víctimas, ni mucho menos si fuerais agresores.

Besos, muchos besos, de vuestra madre que os quiere,

CRW.

Esto te puede interesar

2 Comentarios

  • Responder
    Yaiza
    4 abril, 2017 at 6:11 pm

    Aixxx Celia. Sabes cuánto te adoro y cuánto coincidimos en ideas .
    Y más cuando nuestros niños se llevan 15 días y en muchas cosas son muy parecidos .
    Seguiremos en esa línea ;).
    Mil besiños preciosa y seguiré leyendo èstas maravillas que escribes .

    Ojalá todos los padres opinaran y educaran como tú, se acabarían èstos problemas .

    • Responder
      Celia Ramón
      4 abril, 2017 at 6:36 pm

      Muchas gracias guapa! Estoy contigo, si todos pudiéramos de nuestra parte, otro gallo cantaría. A veces me da una bofetada la realidad con algunas respuestas…

    Escribe una respuesta

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies ACEPTAR
    Aviso de cookies