ZONA FAMILY

¿Para qué le voy a enseñar a ser buena persona si le tomarán el pelo?

enseñar a ser buena persona

Siempre se ha dicho “es tan bueno que le toman el pelo” y yo no quiero que a mis hijos les tomen el pelo, por supuesto, pero que queréis que os diga yo les quiero enseñar a ser buenas personas.

¿Tan mal les irá  a mis hijos si van con la bondad por bandera?

Según la selección natural, para tener éxito como individuo (es decir, para ser el que consigue reproducirse más y perpetuar más sus genes) prima el egoísmo. Cada individuo debe buscar a toda costa lo que más le convenga para asegurar su supervivencia y su reproducción aunque para ello fastidie a sus compañeros.  El gen egoísta lo llaman.

Si tenemos dos cachorritos, el mayor siempre comerá tanto como pueda y solo dejará las sobras para el pequeño, así en tiempo de hambrunas es más probable que el fuerte pueda sobrevivir. Ya se sabe que la vida es dura y cuando el hambre aprieta uno no se puede andar con milongas. Aunque nos sepa mal por el pobre cachorro pequeñito.

Bueno, como mínimo parece que los humanos tenemos la moral para domar la feroz naturaleza. Así que les enseñamos a nuestros hijos como deben comportarse siguiendo normas civilizadas  por mucho que estas normas vayan en contra de sí mismos. No está bien comerse el bocadillo de otro aunque te hayas quedado con hambre, y punto. Pero si piensas en ello la idea de una moral que corrige nuestros instintos egoístas da a entender que debajo de nuestros vestidos recatados somos bestias capaces de todo.

No tengo yo nada en contra de nuestra ascendencia animal pero ¿somos capaces de todo?

Investigando un poco descubrimos que en el mundo animal la bondad no escasea tanto como pudiera parecer y podemos encontrar muchas muestras de altruismo (y con actos altruistas quiero decir los que benefician a otros pudiendo poner en riesgo a quién los hace). Hay suricatas que vigilan que no se aproximen enemigos y cuando se acerca algún peligro lanzan un grito de alarma para avisar a sus compañeros, aunque este grito puede llamar la atención del depredador sobre el pequeño vigilante. Hay mamás lobas que ante pequeños huérfanos que necesitan ayuda deciden adoptarlos y criarlos como propios compartiendo su alimento, cobijo y protección aunque no sean sus genes a los que ayudan a sobrevivir (no estoy hablando de El libro de la selva pero por algo siempre se han explicado este tipo de historias).

Entonces la pregunta es ¿podemos ser buenos por naturaleza?

Parece ser que las últimas corrientes de la sociobiología señalan que el mismo gen egoísta que determina la selección natural, en los animales sociales fomenta la bondad. Para que el grupo sobreviva es mucho mejor que los individuos que lo componen sean altruistas, colaboren, se apoyen. Es por eso que los grupos fomentan las buenas acciones y los individuos que se sacrifican por el bien común gozan de buena posición y tienen más posibilidades de reproducirse.

Así que como madres y padres hacemos muy bien al enseñar a ser buena persona a  nuestros hijos, a compartir el bocadillo con el amigo al que se le ha caído, preocupándose de que no le pase nada al hermano pequeño cuando debes dejarlos un momento…  porque eso, egoístamente, también es lo que mejor les irá a ellos.

Esto te puede interesar

7 Comentarios

  • Responder
    Yo lo que quiero es que sea buena persona | Happy Llittle Thing
    3 Abril, 2017 at 7:57 am

    […] escribo en Bloggers&Family sobre las buenas […]

  • Responder
    Mamá en Bulgaria
    3 Abril, 2017 at 11:51 am

    Interesante tema… Siempre me lo he planteado, desde que mi hija mayor empezó el colegio. Me daba cosa que se la comieran con patatas si era un cacho pan, pero no.

    • Responder
      Judit
      4 Abril, 2017 at 5:32 am

      Ayer me hacían ver que para ser bueno también hay que ser fuerte. Por suerte, los niños también aprecian los buenos gestos ( aunque a veces se aprovechen de los más débiles).
      Gracias por pasar y comentar. Un saludo

  • Responder
    Celia Ramón
    3 Abril, 2017 at 6:58 pm

    Muy interesante, Judith. La verdad es que me pregunto lo mismo a menudo y me temo que les toman el pelo más de lo debido a los peques (que si dame el cromo que mañana te traigo yo uno, que si “denuncias falsas” para que los fatigados sean otros…). Me entran ganas de ibercebie pero retengo a la madre helicóptero que pueda haber en mi porque han de aprender a lidiar sus batallas. No seré yo quien les diga aquello que se oye de “si te pegan, pega tú más fuerte”. Tampoco lo de “pon la otra mejilla”. Pero sí? “háblalo, dale la importancia justa, negocia, y si finalmente te la juega no vuelvas”. En fin, dónde está el equilibrio… Bueno pero no tonto… Pero mira, como digo yo también en mis colaboraciones, yo prefiero que los hijos eran de buena pasta (además de saber defenderse y defender a los demás). Si eso es ser tonto, sea. Mejor ser buena gente y poder cobrar con los demás cuando también lo necesites.

    Gracias por la interesante reflexión. Felicidades por tu primera colaboración 🙂

    • Responder
      Judit
      4 Abril, 2017 at 5:30 am

      Yo tampoco soy pro “pon la otra mejilla” porque como dices tampoco hay que quitarle importancia cuando te la juegan pero sí prefiero que pequen de buenos que de desconfiados y seguro que duermen más tranquilos y a gusto.
      Muchas gracias por tu interesante comentario.
      Un saludo blogueril

  • Responder
    Yaiza
    4 Abril, 2017 at 6:27 pm

    Pues yo soy una de las que me lo pregunto muchas veces porque mi hijo es lo más bueno e inocente que te puedes encontrar ( tb con mucho carácter y por ahí saben donde encontrarlo y provocarlo).
    Y por eso le toman el pelo y lo vacilan .
    Y situaciones como las que cuenta Celia tb. A nosotros nos da mucha rabia pero le seguimos potenciando la bondad y que no se quede callado. Se siente escuchado y respaldado pero hay que trabajarlo mucho, mucho .
    Felicidades por el post
    Yaiza ( peluchinysuspapis) .

    • Responder
      Judit
      5 Abril, 2017 at 5:26 pm

      No podemos evitar preocuparnos por nuestros hijos pero yo creo que si les apoysmos y escuchamos seguro que pueden afrontarlo todo.
      Gracias por pasar y comentar. Un saludo

    Escribe una respuesta

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies ACEPTAR
    Aviso de cookies