ZONA FAMILY

Ser cinco. Último trimestre

ser cinco en familia

Pues sí, ya afrontamos el último trimestre de esta nueva experiencia, en la que poco a poco hemos ido concienciándonos para ser familia numerosa, para ser cinco, ya nos hemos organizado, más o menos, con los niños y hemos decidido, más o menos, cómo va a ser nuestro día a día. Y es que, para qué engañarnos, en esto de la paternidad y la maternidad nada es como se piensa ni se planea. Para empezar ni siquiera pensamos ni planeamos una tercera criatura en casa, que por cierto, será niña y se llamará Julia.

Ecografía 3D 2º Trimestre

Ecografía 3D 20 semanas

Rutinas al ser cinco

Y si he de ser sincero, llegar hasta aquí no ha sido nada fácil, sobre todo a finales del primer trimestre, comienzos del segundo. Durante este tiempo hemos tenido que alterar nuestra rutina, sí, esa que día a día es odiosa, pero que si te la modifican estás deseando que vuelva. Y es que, durante un tiempo yo he sido el encargado de llevar a los peques al cole y a la guardería y de recogerlos, cosa que a día de hoy no me corresponde, y no es que no quiera hacerlo, que me encantó esos días en los que me llevé para mi varios besos y varios “te quiero papá”, pero sentía como si estuviera robando el momento a mi mujer. Y como dije una vez en ese segundo trimestre y antes de saber que todo iba a ir bien.

Yo estoy deseando volver a la rutina, a la de no ver a mis hijos hasta volver a casa, a la de levantarme con el tiempo pegado al culo y ducharme corriendo para irme a trabajar con el sabor del café aún en la boca. A la de que María lleve a los niños al cole /guarde, a la de llegar a las 8 al trabajo, ponerme el segundo café y sentarme a leer los correos de los clientes. En definitiva, a la rutina que nos asegura que la rutina que se está engendrando dentro de mi mujer va a estar sana para destrozar toda esta rutina que tenemos montada.

Y llegamos a esa rutina, y todo ha ido bien.

Trimestre final antes de ser cinco

Y aquí estamos, con los nervios de unos padres primerizos pensando qué será de nosotros ese día en el que el embarazo llegue a su fin, organizando ropitas otra vez, esperando el momento oportuno para volver a montar la minicuna y pensando qué vamos a hacer con los pequeños cuando acabe el cole, puesto que aquí, en Madrid, se pueden morir de calor. Pero bueno, las abuelas se pelearán por ellos, seguro. Así que la próxima vez que me leáis será contando que casi no duermo, que tengo más ojeras que un oso panda, que es una jarana muy grande, pero que, seguramente, no lo cambie por nada del mundo.

Buenas noches, y buena suerte

PD: Y como este verano no tendremos vacaciones de playa, ahora mismo, según me leéis, estaré disfrutando de las amables gentes de Ibiza y de sus playas.

Esto te puede interesar

No hay comentarios

Escribe una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies ACEPTAR
Aviso de cookies