ZONA FAMILY

¿Cómo es que mi pequeña hija quiere adelgazar?

Niña con osito, de espaldas

¡Bienvenida tribu a mi segunda colaboración!

Hoy, 14/05,  ha terminado de explotar mi sentido arácnido de mamá, ¡mi pequeña hija quiere adelgazar! Así dicho queda raro, ya… Estaréis pensando que de qué va el asunto, así que os pongo en situación:

Soy una orgullosísima madre de dos. Uno de ellos A., una pequeña de apenas 5 añitos (en agosto cumple 6) Por circunstancias y gracias al trabajo de papá, mi enana tiene la posibilidad de estudiar en uno de los mejores colegios de Córdoba, eso conlleva, por supuesto una serie de pros y contras, como convivir con niños y niñas de lo que hoy día consideramos familias «pudientes», un estrato social distinto al nuestro.
En fin, hace algún tiempo, tuve también el sentido arácnido a flor de piel (por no decir que sufría un ataque de cabreo de órdago) cuando mi pequeña, con sus ojazos tristes, sufriendo, vino a contarnos que una niña de su clase la llamaba «culo gordo» (¡A mi niña! Que es preciosa, con sus redondeces de niña, escondiendo aún la mujer que será, hasta que le llegue su hora).

Y no, no tiene el culo gordo, más bien respingón, como el mío y no habla el amor de madre, intento mantener mi objetividad todo lo que me es posible…

Ni que decir que eso nos dolió en el alma y sobretodo, nos preocupó… ¿Niñas de 5 años que ya tienen interiorizados los cánones de belleza que se nos imponen, hasta el punto de insultar y acosar (en cierto modo) a una de sus compañeras por considerar que está gordita? Es para mosquearse y mucho, está en juego la autoestima de niñas muy pequeñas que pueden tener todas las papeletas para convertirse en mujeres rotas… ¿Qué clase de sociedad, que nos cosifica, permitimos y cómo es que ese mensaje se filtra hasta nuestras niñas?

Obviamente tomamos las medidas pertinentes y notificamos el suceso al colegio y a la profesora, que no tenía ni idea… Desde entonces, siendo el cole que es, existe más control y más énfasis aún de la educación en el respeto por los demás del que ya existía… Pero claro, eso es en el cole, un entorno seguro y controlado… Como os decía me genera mucha inseguridad pensar en el tipo de mensajes que les está llegando, gracias a la sociedad en la que vivimos, a nuestros pequeños, con mentes y autoestima tan maleables a su edad.

No soy docente, ni psicopedagoga, ni pretendo dar clases de moralidad ni nada por el estilo, pero sí que tengo claros los pilares sobre los que baso la educación de mis pequeños y su autoestima, el respeto por sí mismos y por los demás son aspectos de lo más importantes. ¿Qué falla entonces?

Como adivinaréis, el sentido arácnido se mantiene alerta y ese suceso aparentemente nimio y sin importancia, que atajamos de inmediato, plantó una semillita en la mente inocente de mi pequeña (con un buen caldo de cultivo en casa, que por si aún no me conocéis, mi otro hijo tiene TEA y yo padezco fibromialgia severa, cosa nada fácil de digerir con cinco añitos) y no deja el asunto en paz… Parece que ha empezado a obsesionarse con su imagen, nos pregunta con asiduidad que si tiene la barriga más finita, que después de comer en el cole se pondrá a correr para estar más finita… Hasta el punto de que sus cosas favoritas, las patatas fritas y las chucherías (que tampoco comía demasiadas) a día de hoy dejan de apetecerle y come menos…

Mujer con cinta métrica en cintura mi hija quiere adelgazar

Así, esta tarde nos han saltado las alarmas al decirnos que ella quiere estar finita (así cuenta mi niña, en su inocencia, el estar delgada, ella lo llama estar finita) igual que unas compañeras de clase. Al preguntarle nosotros por qué, nos confiesa que es porque siente envidia de lo delgada que está Fulanita y lo finita que está Menganita. Vale, es una niña de 5 años que siente envidia de la delgadez ajena… Ea, a ponernos nerviosos a base de bien y a cerrar filas porque mi hija quiere adelgazar.
Familia unida jamás será vencida, ése es el dicho ¿no? Pues venga, atajemos la crisis desde distintos frentes… Yo le explico, de manera que a ella le resulte fácil entenderlo que todos los cuerpos son distintos, igual que lo son las personas, las hay más altas y más bajitas, rubias o morenas, de piel de distinto color, con pecas sin ellas… En fin, que cada uno es precioso y perfecto tal y como es y que ella (¡mi niñita, mi pequeña!) es para mí lo más bonito que hay en el mundo entero… Bien, hasta aquí mi actuación estelar, les paso el turno a mi halflemon y mi madre.

Ellos respaldan la explicación que ya le he dado yo, afianzando así las bases de lo que queremos que aprenda y haciendo hincapié sobre el hecho de que ella no está gordita. Tener envidia de las características físicas de otras personas (seguimos explicando a niveles que ella entienda, ojo) no tiene sentido puesto que cada uno tenemos el físico que tenemos y hay que quererse mucho a uno mismo.

Le explican que los niños cuando son más bebés, son más regordetes (vale, ya sé que no necesariamente, pero me permitís esta licencia artística, ¿no?) están mas redonditos y conforme van creciendo y dejando de ser bebés para convertirse en niños mayores, van quedándose más finitos y que no debía preocuparse por el tema.
Y atención a la actuación estelar de mi Halflemon, redoble de tambores por favor, encuentra en internet la siguiente imagen:

Comparativa de cuerpos de mujer mi hija quiere adelgazar

Gráfica, ¿eh? Mi señor esposo le pregunta qué le parece la chica del top azul y sin pensarlo y sin asomo de duda mi niña responde que está finita. A continuación le pregunta por la chica del top negro y mi sabia e inocente pequeñaja la mira con cara de asco diciendo que no le gusta nada… ¡Por fin! Ahí está, hemos llegado a la niña de 5 años…

Cariño, mi pequeña, tú serás la chica del top azul y llegará el día en que crezcas y luzcas palmito, pero uno sano y con el que te sientas a gusto, eso sí… Y seguirá sin gustarte la chica del top negro, esa que tanto repelús te ha dado hoy porque es una imagen distorsionada de un cuerpo de mujer. No somos palillos que apenas mantienen en su sitio un biquini que siempre quedará ancho. No somos objetos con los que jugar al antojo de unos pocos que se escudan en palabras rimbombantes, diciendo que eso es moda…

No, somos mucho más y mientras pueda, mantendré intacta a esa niña de cinco años que sabiamente escuchó su naturaleza.

Niña en columpio, de espaldas

Parece que mi hija se ha quedado tranquila y nosotros, al comentar lo ocurrido con la psicóloga del cole, también. Hacemos un gran trabajo en equipo, no obstante pedimos a la psicóloga y la monitora del comedor que estén pendientes, por si el sentido arácnido vuelve a la carga de nuevo.

Pero lo importante de todo esto, lo más acuciante, lo llamativo es que haya niñas de 5 años pensando que no les gusta su cuerpo, aún por formar, por el bombardeo hasta en los dibujos animados que ven nuestros niños, sobre los cánones físicos tolerables en esta sociedad que ya huele a rancio.

Gracias por leerme ¡sois los mejores! Me encantaría conocer vuestras opiniones sobre el tema de hoy y vuestras herramientas en la educación de vuestros peques. ¡Nosotros nos vemos en la siguiente historia! No me faltéis, que os echaré de menos. ¡Abrazos de algodón!💖💕💞

Alejandra La Madriguera de Cuentos

Esto te puede interesar

6 Comentarios

  • Responder
    Papá Agonías
    22 mayo, 2017 at 9:02 pm

    La verdad es que nuestra peque crece día a día y se hace una mujercita…. Lástima que la sociedad le meta en la cabeza esas estúpidas ideas… Pero para eso estamos no? Para ayudarla. Te quiero!

    • Responder
      Elena Rubio
      2 junio, 2017 at 6:09 am

      Muchísimas gracias por compartir este tema. Personas que sufren anorexia lo tienen difícil en su lucha diaria. La prevención es imprescindible en muchos aspectos de la vida. Tu artículo es un gran ejemplo de como educar desde la realidad para prevenir en el dia a día

      • Responder
        Alejandra La Madriguera de Cuentos
        7 junio, 2017 at 3:03 pm

        Muchísimas gracias por tu comentario!!!!
        No sabes lo mucho que lo agradezco, de verdad…
        Y gracias por creer en nuestra forma de enfrentar este tipo de problemas con nuestra pequeña! 💖💖💖💖

  • Responder
    La madre del pollo
    22 mayo, 2017 at 9:36 pm

    Madre mía. Que triste ver que la sociedad parece que no quiere avanzar. Que lástima que desde tan pequeñines ya se les bombardee con ese tipo de estereotipos. Ánimo familia, lo habéis atajado fenomenal. Vuestra niña es un tesoro y con una familia como la que tiene va a quererse a si misma como la que más.

  • Responder
    30 y... y mamá
    23 mayo, 2017 at 7:19 am

    Maravilloso post mi querida Ale!!! Resulta muy chocante que niñas de 5 años ya estén preocupadas o pendientes de «la delgadez» «gordura» y «culos respingones»… Esto nos tiene que hacer pararnos y reflexionar de los mensajes que de la sociedad y los estímulos externos (televisón, juguetes…) llegan a nuestros. Evidentemente creo que se necesita una revisión y control de lo que expone día a día a los ojos de inocentes niños que lo absorben todo y puede dar pie a problemas gordos como la anorexia y la bulimia que cada vez aparecen casos a edad más temprana.
    Vosotros actuásteis rápido y contundentemente, espero que a la peque, ese tremendo bombón que tenéis en casa, le haya bastado y se le vaya esa idea de la cabeza y vuelva a pedir sus patatitas (y chuches de vez en cuando).
    La familia unida jamás será vencida y ante este u otros problemas la unión hace la fuerza y vosotros eso lo hacéis genial!!! Besos mil preciosa!!! Excelente colaboración!!! 👏👏😘

  • Responder
    La Tita Pank
    23 mayo, 2017 at 3:55 pm

    Uff! Tema complicado este!
    Si con solo 5 años ya tienen esa percepción de sí mismas… qué les pasará cuando tengan 12 y empiecen a desarrollarse?
    Por suerte está en un entorno sano que puede ayudarla a ver la realidad. Ánimo familia!

  • ¡NO TE CORTES, DEJA UN COMENTARIO!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de 1and1, con domicilio en Avenida de La Vega, 1 – Edificio Veganova (Edif.3 planta 5º puerta C) 28108, Alcobendas (Madrid) España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en monica@bloggersandfamily.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies en la parte baja de nuestro blog.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies ACEPTAR
    Aviso de cookies