ZONA FAMILY

Retomando la vida de pareja

retomando la vida de pareja

 

Es cierto que al empezar la vida de padres, todo cambia, incluso las relaciones esposo – esposa pues ambos priorizan y están pendientes de lo que pasa con sus hijos.

Después del nacimiento, hay un periodo donde la pareja no puede hacer “nada” por la recuperación física y mental de la madre, aunque lo pongo entre comillas porque siempre hay alternativas para el disfrute de ambos hasta retomar por completo la vida de pareja.

En mi caso, mi hija durmió en su pack and play en nuestro mismo cuarto hasta los 2 años. Durante ese tiempo, no hacíamos mucha bulla en el cuarto por temor a que se despierte, pero el problema surgía cuando, de noche, nos poníamos cariños. Debíamos ser muy cuidadosos en no hacer mucho ruido y de vez en cuando volteábamos a ver si se despertaba y un par de veces nos dimos con la sorpresa de que sí lo estaba lo cual extinguía en un segundo toda la pasión.

Pero muchas veces buscábamos otros rincones de la casa mientras hacia la siesta o dormía por las noches y los aprovechábamos muy bien.

Tenemos la ventaja que ella tiene sueño profundo y que no se despierta con mucho ruido y desde hace unos meses que pasó a su cuarto, podemos ver películas, retomar nuestras citas románticas “in house” con piqueos  y tragos sin necesidad de preocuparnos en ser cuidadosos en lo que venga después.

Estuve investigando y dicen que los niños menores de 3 años, olvidan rápidamente lo que pasó pero de los tres a los cinco años ya tienen una curiosidad sexual y por lo pronto si irrumpen en la habitación y los padres se comportan de una forma natural, reaccionarán con una curiosidad sana. Pero, si los regañan, pueden crearles miedos, anular su curiosidad e impedir el desarrollo del aspecto afectivo-sexual de su personalidad.

De los seis a los nueves años ya comienzan a plantearse la sexualidad con relación a los demás y les interesa la relación afectiva que existen entre sus padres.

En todos los casos lo que debemos hacer es explicarles, obviamente sin mucho detalle, lo que está pasando. De ninguna manera negarlo, avergonzarlos y mucho menos botarlos o regañarlos.

Nosotros hemos decidido nunca cerrar la puerta de nuestro cuarto por lo que siempre la pasión será un deporte extremo para nosotros por si se aparece una pequeña personita en la puerta. Es probable que algún día pase y es algo que ya hemos conversado con mi esposa pero seguro que en ese mismo instante nos olvidaremos todo lo planeado y nos pondremos nerviosos.

Por el momento, a sus 2 años creo que entiende que existe una relación afectiva entre mi esposa y yo, ya que cada vez que llego de la calle y saludo primero a mi hija con un beso en la mejilla, me exige que le de beso a mamá también, pero a mi esposa se le doy en la boca.

Esto te puede interesar

No hay comentarios

Escribe una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies ACEPTAR
Aviso de cookies