ZONA FAMILY

11 cosas sobre los bebés arcoiris que quizá no sepas

bebés arcoiris

Un bebé arcoiris “es un nuevo bebé que nace después de la pérdida de uno anterior. Es el entendimiento de que la belleza de un arcoíris no niega la ferocidad de la tormenta. Cuando aparece un arcoíris no significa que la tormenta nunca sucedió o que la familia no está lidiando con su dolor. Lo que significa es que algo hermoso y lleno de luz apareció en medio de la obscuridad de las nubes. Las nubes de la tormenta pueden todavía amenazar, pero el arcoíris provee un balance de color, energía y esperanza.” (texto de la web Maternidad arcoíris)

Si se suele decir que los bebés vienen con un pan debajo del brazo, cuando hablamos de un bebé que nace después de una pérdida, hemos de saber que éstos vienen con una mochila cargada de mil emociones distintas. Por ejemplo, un embarazo lleno de miedos; una responsabilidad que sin querer les atribuimos; o la falsa expectativa de que con este bebé, ponemos fin al duelo por el hijo fallecido.

Mientras tanto, para el resto del mundo, tu embarazo es algo que lógicamente tenía que pasar después de una pérdida. Para ellos, con estos bebés arcoiris volveréis a ser felices, volveréis a ilusionaros, y el resto será un mal recuerdo. Esto sucede, en gran parte, por el tabú que supone la muerte gestacional y neonatal: la nueva vida ha de borrar aquello de lo que aún no nos atrevemos a hablar. Pero, ¿sabéis qué? Que aún hay muchas cosas sobre los bebés arcoiris que la sociedad desconoce, y yo hoy os quiero explicar algunas de ellas.

  1. Un nuevo embarazo no suele ser fácil. Después de la muerte de un hijo, un test positivo nunca más significará tener un hijo en brazos nueve meses más tarde. Se pierde esa inocencia, y se pierde para siempre. Estos embarazos suelen estar impregnados de temores que van más allá de la propia realidad de la pérdida. Porque ahora sabemos que cualquier cosa puede pasar. Porque no solamente me puede pasar lo mismo de  nuevo; es que también conozco a N., cuyo bebé falleció en su útero en la semana 31; o a V., que despidió a su hija a los tres días de nacer; o a C., que tuvo que decirle adiós a su bebé a las 11 semanas de gestación. Estamos en un punto en que hemos saboreado tanto la muerte, que no confiamos en que esta vez todo salga bien. Así que es bastante común que estos bebés arcoiris se gesten entre el miedo más atroz, y las madres nos encontramos a menudo contando movimientos compulsivamente, contando semanas exhaustivamente, y leyendo sobre índices de supervivencia según la semana de nacimiento (esto último no se si es común, pero yo sí lo viví así).
  2. Las ecografías suponen todo un reto. El momento de ver a tu bebé en la pantalla suele vivirse con mucha emoción y alegría. Pero en este caso, las visitas al ginecólogo son un momento de ansiedad y preocupación. Porque no sabes lo que te vas a encontrar en el ecógrafo, si el bebé estará bien, si habrá latido, si todo será normal. Esos encuentros se viven con un miedo muy intenso, y suele ocurrir que en estos casos el seguimiento se hace más a menudo, por lo que puede suponer toda una odisea.
  3. Existe una preocupación común acerca del vínculo con el nuevo bebé. Muchas madres sienten que no están todo lo conectadas a este bebé que deberían. Piensan que quizá no deberían sentirse felices aún, por lo que a veces evitan hablarle, pensar en el embarazo, o comunicárselo a la familia hasta que no está más avanzado. Piensan que si evitan ese vínculo, y este bebé también muere, el dolor será menor. Y después, todo lo contrario: sienten que si este bebé también muere, no le habrán dado todo el amor que merecía. Emociones muy contradictorias que implican toda una preocupación en cuanto a la relación con este bebé que está en camino.
  4. La culpabilidad está muy presente. En primer lugar, por lo que os cuento en el punto anterior. Esa sensación de que este bebé no se está llevando toda la alegría e ilusión que debiera. Y en segundo lugar, sentimiento de culpa hacia el bebé fallecido. Porque ya no pensamos sólo en él/ella, como si estuviéramos siendo «desleales» a su recuerdo; culpabilidad por volver a ser felices, a ilusionarnos de nuevo a pesar de todo con los bebés arcoiris.
  5. No somos padres primerizos. Quizá en la práctica íi. Quizá no hemos tenido la oportunidad de cambiar pañales, de dar el pecho, de educar a nuestro primer hijo. Pero hemos sido padres, hemos estado embarazadas y hemos tenido un parto antes. Es tan grande el tabú de la muerte gestacional y neonatal, que se intenta borrar todo paso que haya dejado la muerte, hasta tal punto de olvidarnos de que esos bebés arcoiris no son el primer hijo de la pareja.
  6. El postparto en duelo. Sabemos que el postparto de un hijo vivo es un momento que se vive al máximo, con un torbellino de emociones distintas. Es encontrarse con una nueva versión de tu vida, con una nueva personita que reclama todo de ti y a la que aún has de conocer. Pero si a esto le sumamos el duelo más o menos reciente por un hijo fallecido, estas emociones se multiplican por mil. Por el recuerdo del parto anterior, por la añoranza del otro bebé, por saber ahora a ciencia cierta todo lo que te perdiste. Es muy importante en esta etapa el acompañamiento y la tribu, no tenemos por qué pasarlo a solas.
  7. El entorno no ayuda. Ya os hablé en mi anterior post para BAF sobre las frases hechas a las que nos enfrentamos cuando estamos en duelo. Bien, pues en los nuevos embarazos de bebés arcoiris seguimos encontrando poco apoyo y poca comprensión. Mientras para el resto del mundo parece que no haya nada que pueda enturbiar tu felicidad, e incluso te pueden hacer sentir que así debería ser, en tu interior la realidad es otra muy distinta. Para ellos todo está bien, con este nuevo bebé ya debería pasarse «eso» que te entristece. Es muy común la sensación de que no puedes compartir con nadie tu angustia porque no lo pueden llegar a comprender
  8. Este bebé no sustituye al que falleció. Y creo que este punto no necesita de mucha explicación. Cada hijo es único, especial e irremplazable. Cada uno tiene su lugar en tu vida y en tu familia. Y por más hijos que se tengan, ninguno podrá sustituir jamás a otro.
  9. Los bebés arcoíris tienen un hermano/a (o varios). Si, ¡es así! A menudo nos encontramos con personas que nos preguntan que para cuándo el hermanito. Y sin entrar en lo entrometido de la pregunta, es que ¡ya tiene un hermano! Si, un hermano que no está presente, con el que tendrá una relación muy diferente, pero su hermano al fin y al cabo. Y qué bonito es que pueda conocerlo e integrarlo en su vida como tal.
  10. Un nuevo embarazo no supone un final feliz. No, después del parto, no comemos perdices. Seguimos estando en duelo, seguimos luchando para reconstruir nuestras vidas. La muerte de un hijo deja una huella imborrable y, aunque podemos llegar a ser felices de nuevo (se puede), nunca olvidaremos nuestro paso por el camino del duelo. No es un final feliz, ni siquiera es un final. Es un nuevo comienzo, aunque eso sí, un comienzo lleno de luz y de esperanza.
  11. Hay recursos muy valiosos para vivir este nuevo embarazo plenamente. El yoga o la meditación pueden ser buenos compañeros en esta etapa. Unos minutos de relajación al día para bajar el nivel de ansiedad, un paseo, ir a nadar… Y mi proyecto favorito, Maternidad Arcoíris , de la mano de Anna Escudé. Con él ofrece acompañamiento grupal e individual, desde la propia experiencia y la profesionalidad, a madres que estén viviendo esta nueva etapa. También podéis encontrar apoyo en el foro S.U.A (Superando un aborto), o en la página de la asociación Umamanita.

Para terminar, me gustaría contaros que, a pesar de todo lo anterior, un embarazo arcoíris nos trae de vuelta la esperanza y la ilusión. Nos reconcilia con la vida, esa que un día pareció habernos dado la espalda. Y todo se vive más intenso, más mágico, con más agradecimiento.

Se dice que los bebés arcoíris son especiales, y yo también lo creo. Tienen una sensibilidad diferente, una luz diferente, y es que se necesita mucha luz para iluminar un camino tan oscuro. Pero es que habiéndose gestado en una cuna tan especial, no podría ser de otra manera.

Gracias.

Esto te puede interesar

19 Comentarios

  • Responder
    María José
    21 agosto, 2017 at 10:22 pm

    Gracias por este artículo tan bonito. No he pasado por esto, y ojalá nunca lo tenga que pasar, pero mi madre si y muchas mujeres que conozco también. Es muy importante la ayuda para todas ellas porque el duelo por un hijo es muy diferente de cómo lo pinta la sociedad.

  • Responder
    yamilee
    29 agosto, 2017 at 5:54 pm

    hola, quisiera copiar esta publicación para enseñársela a mi esposo y familia y no me deja, porfa que hago.

    • Responder
      B&F
      1 septiembre, 2017 at 11:27 am

      Hola Yamilee, lamentablemente no se pueden copiar las publicaciones ya que están protegidas. No le puedes directamente el link para que lo vea?
      Un abrazo.

  • Responder
    Merce
    22 diciembre, 2017 at 7:27 pm

    Gracias por expresar todo lo que siento. A unas semanas de empezar la segunda in vitro tengo el cuerpo lleno de temores. Porque aunque sepa lo que es el tratamiento ya viví la alegria de su exito y la tristeza mas profunda al perder a mi niña de 20 semanas. Gracias!!

  • Responder
    Yolands
    19 diciembre, 2018 at 2:01 pm

    Mi nombre es Yolanda y nací año y medio después de perder mis padres un niño de 8 días. Yo puedo ser un bebé arcoíris?? Muchas gracias.

  • Responder
    Ana
    15 febrero, 2019 at 4:34 am

    Muchas gracias por esas palabras…describes perfectamente lo que es la pérdida de hijo. Hoy me han dicho que el latido de mi bebe se ha parado y estamos sumidos en una inmensa tristeza! Gracias de nuevo!

  • Responder
    Mjo
    24 marzo, 2019 at 11:45 pm

    Por casualidad me topé con este texto que describe totalmente lo que sentí cuando tuve que abortar porque mi bebé no tenía latido. Ahora tengo un bebé de 6 meses y fueron los 9 meses más angustiosos que he tenido, a veces efectivamente no quieres que el vínculo con el bebé sea muy fuerte porque te quieres poner un escudo que evite sentir la tristeza inmensa de la perdida anterior y hace que te sientas a su vez mal por ello. Una semana antes de cada eco empezaba a no dormir con tornado de emociones, y ojalá hubiera podido disfrutar de mi embarazo sin esa losa de «por favor que todo salga bien no quiero perderlo». Me resultó curiosisimo y no sé si a alguien le ha pasado que por alguna razón ya sabía que no iba a salir bien, cada día le hablaba y le decía «quédate conmigo», lo juro me salía del alma decirlo y no sabía porque. Ahora tengo mi pequeña estrella cuyo recuerdo me hace más fuerte y mi arcoiris que me hace vivir la vida disfrutándola cada minuto. Gracias por tus palabras.

    • Responder
      Elizabeth
      24 abril, 2019 at 5:55 am

      Hola soy elizabeth… Coincido con tu comentario al presentir q eso no terminara bien… Yo hacia lo mismo le decía q ya faltaba poco y lo perdí el 18 de diciembre 2018 a las 32 semanas de embarazo… Aun duele y espero con ansias el poder buscar mi arcoiris…. Siempre amando a mi estrella que brilla cada noche.

    • Responder
      Belen
      31 agosto, 2019 at 5:48 pm

      Me paso exactamente lo mismo que a vos. Cuando el test me dio positivo, lo primero que le dije fue «por favor no me dejes, quédate conmigo». Tenia turno para la primera eco a las 9 semanas, y lo cambié para el fin de semana para poder estar con mi marido por si algo malo pasara y menos mal que así fue, porque cuando fuimos el bebé ya no tenía latidos. 🥺 Ahora estoy en el proceso de esperar 3 meses, para luego volver a intentar, pero siento que después de la perdida de mi bebé ya nada será de %100 disfrute.

  • Responder
    Vanne
    12 abril, 2019 at 9:42 pm

    Hola, gracias por la dedicación y por compartir esta historia, porque el relato es, tal cual uno lo vive, he tenido 3 perdidas en mi vida, una a muy temprana edad, pero posterior a ello fui madre de mi hija hermosa que le dio todo el sentido a mi vida, ella hoy tiene 17 años, es una hija especial, muy especial ella vino a iluminar mi vida, es mi amada hija, creo que aveces he sido una mamá muy aprensiva, y protectora, mas de la cuenta..quizas por todo lo vivido sin darme cuenta….años después tuve mi segunda partida, creo que fue revivir mi primer dolor de nuevo y esta vez, fue peor, traumatico, en todo sentido, porque casi me costo la vida… pasaron nuevamente los años y tuve mi tercer partida, ya mas madura aunque con esa agobio en alguna parte de mi guata, corazón pedía que mi poroto se quedara, el miedo crece, día a día..pero nuevamente mi bebe no se quedo…. Pasan los años y los temores viven conmigo cada día, nadie entiende lo que a traviesas, ni mi pareja en mi caso, que lo ve todo sencillo..No es fácil, vivir esto, emocionalmente y superarlo y a nivel físico.. lo que nuestro cuerpo debe pasar, para después quedarnos vacías.. Pero la vida sigue..hoy a 18 años casi de mi primer dolor y partida de mi primera estrella, a 10 años de mi segundo dolor y partida de mi segunda estrella y a 3 años de mi ultima despedida y partida de mi tercer estrella.. Hoy me quiero abrir a la posibilidad de ser mamá, quizas en un periodo cercano, porque ya no me queda mucho tiempo en mi reloj, quiero terminar de curar todos mis miedos.. nose si lo lograre, pero no quiero repetir el patrón..me gustaría amar desde el día 1, sin importar lo que pasara el día 2, amar si esperar nada… y si Dios y la vida dicen otra cosa, creo que llorare y sufriré, pero ya estuve en el pozo, la diferencia es que ya no me quiero guardar nada por temor.

  • Responder
    Patricia
    17 junio, 2019 at 4:09 pm

    Mil gracias por esta entrada en el blog… la verdad que describes todos los puntos por los que pasamos mamás de angelitos… y de nuevo embarazadas con mil miedos…

    En mi caso, perdiendo al anterior con 26 semanas y estando embarazada de nuevo de 19 semanas… he pasado por muchas fases… incluso del rechazo del bebé de mi segundo embarazo por miedo a que volviera a pasar y así… estar preparada… (menuda gilipollez más grande…) quererle comunicar que ella nunca vendrá a sustituir a su hermano… (ni que ella tuviera la culpa)… la verdad que pasamos por mil momentos por los cuales no estamos preparadas, y gracias a entradas de bloggs como la tuya te das cuenta que no estás sola…

    He vivido muchos momentos de rabia… por el entorno que dicen frases de consuelo, que muchas veces es mejor estarse calladito…. y quizás por esas situaciones no compartes tu nuevo embarazo…

    Por otro lado… te das cuenta que existe una gran desconocimiento en la sociedad sobre estos temas… y no es más que la familia más cercana, la que vive los momentos a tu lado, los que han querido conocer a tu hijo a través de fotografías, los que pueden llegar a saber por los momentos que estás pasando…

    Nuestro caso, fuimos arropados por el equipo médico de una manera increíble, y no nos cansaremos de estar mil agradecidos… Maternidad… Sant Joan de Deu…. mil y mil gracias!!!

    Y aunque no veamos el momento de tener a mi nueva hija en brazos… ya sea porque no es la maternidad que conozco… o sea por miedos a llegar ese momento… los médicos que están llevando nuestro nuevo embarazo hacen que de nuevo volvamos a tener esa alegría por el control tan intenso que están volcando…

  • Responder
    Romina
    20 junio, 2019 at 11:34 pm

    Yo perdí a mi bebé a los 9 dias de su nacimiento. Todavia no pasó ni un mes y me duele el alma, me cuesta seguir y lo lloro todos los días a mi Salvador. Pero quiero ser mamá de nuevo y gracias a este blog abrí los ojos y sé que lo que viene no va a ser nada fácil pero espero que pueda volver a ser feliz.

    • Responder
      Dee
      24 agosto, 2019 at 6:34 pm

      Hola se lo q estas sintiendo mi hermosa bebe nació en agosto 12 2019 prematura de 32 semanas y solo dios m la dejo por una hermosa semana no puedo dormir ni comer tengo 39 Años y mi reloj biológico avanza y a ella la buscamos por un año y medio fue difícil el camino y el final a sido una gran pirueta d dios no se si dios me dará la oportunidad de volver a sentir en mi vientre un bebé pero no quiero perder la esperanza, Mi bebé está en el cielo y lucho por su vida hasta el último momento y nos enseño ser fuertes. Dios no nos dejará solas tenemos que tener mucha fe.

  • Responder
    Natalia
    1 julio, 2019 at 1:30 pm

    Al fin algo que me haga sentido algo que me comprenda y agregar que estoy en mi embarazo de mi bebé arcoiris y que a veces la familia se torna al contrario… Angustiandome cada segundo que me cuide que coma sano que vaya más a médico que me puede pasar lo mismo y eso con una depresión es peor escucharlo… Agradezco blog como este, alguien por fin me entiende gracias

  • Responder
    Lulu
    22 julio, 2019 at 5:04 am

    Soy mamá de tres varones, por fin hiba atener mi niña, toda una sorpresa llena de felicidad para toda mi familia y alas 20 semanas simplemente dejo de latir su corazón el 23 de enero de 2019, ahora estoy en embarazo de 6 semanas y efectivamente son sentimientos encontrados llenos de felicidad y miedo, aún no creo estar embarazada creo que si llega a pasar algo me dolerá menos y efectivamente nadie lo sabe solo mi esposo y yo. Este artículo me ayudo a sentirme menos culpable por no estar tan contenta con el embarazo pero no quiero emocionarme y después quedarme una vez más con los brazos vacíos.

  • Responder
    MENE
    23 agosto, 2019 at 7:05 pm

    HERMOSO… YO SIGO ESPERANDO MI BEBE ARCO IRIS, ESPERO SE CONCRETE PRONTO

  • Responder
    Blanca
    1 septiembre, 2019 at 8:12 pm

    Soy mamá de un niño y mi segunda nena tenía un año tuvo muerte de cuna la impotencia de no haberla salvado no me deja vivir hubo un tiempo que quise morir mi niño era el único que me mantenía de pie me preguntó si mi nena será una bebé estrella ahora estoy embarazada será otra niña tengo 5 meses y tengo tantos miedos cada día que se queda conmigo le agradezco adiós estoy feliz por mi niña que llegara pero triste por mi nena que ya no esta

  • Responder
    Yanela
    11 septiembre, 2019 at 6:37 pm

    Hola,en estos momentos estoy pasando por el aborto de mi «supuesto» bebe arcoiris.Dentro de una semana cumple 1año de muerta mi hija,la perdí en el parto.En este año de dolor e interminable espera,buscando esa nueva luz,al fin llegó el test positivo,el cual no fue para nada tomado con esa alegría y entusiasmo que mi esposo y yo esperábamos,al contrario,nos inundó un terror inexplicable,lo cual llevó a una ansiedad marcada además por cólicos inusuales,tensión arterial alta,y finalmente el aborto con 6 semanas.En estos momentos no se qué pensar,no quiero para nada someterme nuevamente a este dolor,no puedo pasar por otra pérdida,a veces pienso que no estaba preparada para este reto,que el duelo por nuestra hija aún no ha culminado,a la vez me siento culpable por no haber amado esta nueva vida que anidaba en mi,en fin,que en esta vida a unos nos toca pasar por angustias inimaginables,solo deseo tener suficiente paz y fuerza para continuar.

  • Responder
    Bris
    21 septiembre, 2019 at 3:19 am

    Hola muy buena información! Disculpa estoy pasando por el dolor más grande de mi vida algo que no lo puedo creer y me esta matando el 1 de agosto nació mi bebita bien hermosa se me puso malita, estábamos felices de ir a casa el 3 me daban de alta y se puso mal según que tenía una infección en su sangre le subió la temperatura y la tuvieron que estabilizar y medicar así estuvo el 4 en el día le hacen más estudios y no se que paso en la noche falleció hemos llegado a la conclusión que fue negligencia médica y me siento tan culpable tan angustiada ataques de pánico de ansiedad el no ver hecho nada por ella, esto apenas es muy reciente me siento vacía sola no puedo dejar de llorar y la impotencia de no verla aquí en casa. Solo un milagro y fe que vuelva a quedar pronto en cinta si como comentan es un dolor para toda la vida y que ningún otro bebé podrá suplir a mi bebita pero me gustaría saber si en mi caso llego a tener otro bebé pronto se le llamaría bebe arcoíris tengo la necesidad de tener en mis brazos mi bebita y poder tener la maternidad y los sueños que me había planteado se que es muy pronto y todos me dicen que no me desespere pero no se busco información por todos lados como pasar esto como afrontar este dolor solo ojalá me pudiera apoyar si estaría correcto que pronto planeara otro embarazo! Gracias por escucharme.

  • ¡NO TE CORTES, DEJA UN COMENTARIO!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de 1and1, con domicilio en Avenida de La Vega, 1 – Edificio Veganova (Edif.3 planta 5º puerta C) 28108, Alcobendas (Madrid) España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en monica@bloggersandfamily.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies en la parte baja de nuestro blog.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies ACEPTAR
    Aviso de cookies