ZONA FAMILY

Técnicas de reproducción asistida: ovodonación vs adopción de embriones

ovodonación

Como ya os comenté en mi primer post en colaboración con BAF, los tratamientos de reproducción asistida pueden ser algo complejo y difícil de entender. A todos nos pasa cuando nos pilla de nuevas, pero con el tiempo vamos aprendiendo y descubrimos que no todo es tan complejo como parece.

En mi último post os estuve hablando de las dos principales técnicas de reproducción asistida: Inseminación Artificial (IA) y Fecundación in Vitro (FIV), son las más conocidas por la mayoría y las más usadas en las clínicas. Pero como os conté no todas las mujeres somos iguales y cada una necesitamos que nuestro tratamiento sea personalizado y adecuado a nuestras características y a las de nuestra pareja, en caso de haberla. Eso hace que a veces las IA y FIV no sean suficientes y haya que recurrir a otras técnicas, menos conocidas por la población general, pero muy efectivas.

Estamos hablando de Ovodonación (OVO) y Adopción de Embriones (ADE). En ambos casos nos encontramos ante un factor común y es que implica donación. No siempre de carácter masculino pero sí femenino. Así cono en IA y FIV se utilizan los óvulos de la propia mujer, en OVO y ADE no. Es la peculiaridad que tienen.

 

Ovodonación (OVO)

El proceso de ovodonación es igual que una FIV a simple vista. Sin embargo las dos primeras fases, las de estimulación y punción, no te las realizan a ti, sino a una donante. Mientras, pueden preparar tu cuerpo para la posterior transferencia, que es la última fase. Lo óvulos extraídos a la donante son tratados igual que en una FIV, se juntan en el laboratorio con la muestra de tu pareja o, en el caso necesario, con la muestra de un donante. Y se puede realizar una FIV tradicional o una FIV-ICSI, como ya comenté en el post anterior.

Es un procedimiento caro, de hecho es el más caro, porque incluye una compensación a la donante, ya que no es el mismo proceso el que se realiza cuando se donan óvulos que cuando se dona semen. En algunas clínicas existe la posibilidad de compartir donante. Esto quiere decir que una misma donante puede servir para dos parejas y en ese caso se reparten los óvulos y el gasto es menor.

Además, las clínicas tienen que asegurar una donante que cumpla una serie de requisitos y asegurar unos embriones de calidad. Se busca que la donante tenga las mismas características fenotípicas e inmunológicas que la receptora y las máximas posibilidades de compatibilidad, y suelen tener entre 18-35 años.

Esta técnica está indicada para mujeres cuya reserva ovárica es muy baja o limitada, mujeres con edad avanzada o con menopausia, mujeres con anomalías genéticas que desean evitar usar sus óvulos para no transferir esas anomalías a sus hijos, mujeres con fallos repetidos en FIV o abortos de repetición y en mujeres con fallo ovárico oculto o con baja respuesta a la estimulación en FIV…

Adopción de embriones (ADE)

Esta técnica es la gran desconocida pese a que es una de las más eficaces. El proceso es también muy sencillo. Se trata de transferir a una mujer un embrión cedido por otra pareja. Previamente se prepara el cuerpo de la mujer receptora para que reuna las condiciones necesarias para que el embrión logre implantarse, pero no requiere mucha medicación en cuanto a hormonas.

Es un proceso que tiene mucho éxito entre las madres solteras ,puesto que la parte del donante masculino ya la tienen asumida y si ellas necesitan una donante femenina también resulta mucho más económica esta técnica que una OVO. El precio es un poco superior al de una IA pero bastante menos que una FIV.

El problema de esta técnica está en su desconocimiento y en la creencia, errónea, de que al ser embriones sobrantes de otras parejas son de peor calidad. Eso no es cierto. En muchas clínicas directamente no se congelan embriones de mala calidad porque no suelen evolucionar bien a la descongelación y cuando una pareja dona sus embriones suele hacerlo porque no quieren, o no pueden, tener más hijos. Las clínicas, al igual que con OVO, deben garantizar una buena calidad embrionaria.

Esta técnica está indicada para madres solteras, parejas con problemas de esterilidad de larga evolución y fracasos repetidos en FIV, parejas con abortos de repetición…

Cuando hablamos de estas dos técnicas debemos tener mucho tacto porque en la mayoría de las ocasiones implica pasar por un duelo genético por parte de las parejas que se enfrentan a ello, y no es un tema fácil.

Como he comentado, ambas técnicas implican donación del factor femenino pero mientras que ADE también implica donación del factor masculino, en OVO no tiene por qué darse el caso, se puede usar el semen del hombre si las circunstancias lo permiten. Lo que las diferencia es que en OVO consigues una cierta cantidad de óvulos que se fecundan y de los que obtienes una cantidad de embriones, mientras que ADE implica sólo la transferencia de un embrión donado. Es decir, la diferencia principal estaría un poco relacionada con el número de embriones, a parte del hecho, insisto, de que en OVO no tiene por qué darse una doble donación como sí sucede en ADE.

Desde luego, de lo que no cabe duda es de que el mundo de la reproducción asistida ofrece un abanico de posibilidades enormes para todos aquellos que queremos ser padres y por alguna razón no podemos. Es increíble ver cómo evoluciona la ciencia y logra ofrecernos nuevas posibilidades cada día.

Esto te puede interesar

2 Comentarios

  • Responder
    Mamá Lanuguita
    17 octubre, 2017 at 6:37 am

    Un tema bastante desconocido pero muy importante. Personalmente me sometí al tratamiento de fertilidad más sencillo, la estimulación ovárica con relaciones programadas y conseguimos el embarazo. A pesar de ser relativamente “fácil”, dentro de este ámbito, recuerdo esa etapa como muy estresante y larga. Las técnicas de reproducción asistida siguen siendo un tema tabú del que muchas parejas no saben aún cómo hablar y cómo afrontarlas, es bueno darles esta visibilidad.

    • Responder
      Mamá Pingüino
      17 octubre, 2017 at 2:57 pm

      Exacto. Lo que pasa es que cuesta mucho hablar de ello. A mi no me da puror, es más, me gusta hablar de ello. Pero muchas parejas o mujeres solas sienten que es su debilidad y no les gusta hablar de ello. Como si por no hablar de ello fuese a desaparecer! Y sí, es una etapa dura y estresante, por muy fácil que resulte. Gracias por comentar!

    Escribe una respuesta

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies ACEPTAR
    Aviso de cookies