ZONA FAMILY

Lactancia y feminismo

lactancia y feminismo

 

No hace falta decir que la lactancia materna es la opción más saludable para el bebé. La leche materna contiene todos los nutrientes esenciales para el bebé y es un alimento totalmente natural. Protege al bebé de alergias, diabetes y obesidad. Nadie lo pone en duda.

Pero elegir entre la lactancia materna o la lactancia artificial es una decisión muy personal. Hay mujeres que eligen dar el pecho y lo disfrutan. Otras mujeres que quieren dar el pecho, pero se les hace muy doloroso o complicado y deciden abandonar y pasar al biberón. Y otras mujeres que deciden no dar el pecho por los motivos que sea y prefieren optar por la lactancia artificial.

 

Sobra decir que todas ellas se merecen respeto.

 

Ninguna debería ser juzgada ni tener que andar justificando su decisión personal. Pero pasa, es una batalla habitual. Las críticas y enfrentamientos sobre estos temas son usuales, solo hay que ver las redes sociales.

Por eso hoy vengo a hablaros de lactancia y feminismo. Dos conceptos que creo que a menudo se confunden. Lo mismo pasa con maternidad y feminismo, conceptos que a veces chocan entre ellos.

No sé si hoy en día nos estamos volviendo locas, si utilizamos las palabras sin saber qué significan, o si lo que queremos es reafirmar nuestra postura a cambio de desvalorizar a las demás. O puede que sea porque el feminismo está de moda y queda genial hablar de ello y acuñarse el nombre.

Algunas mujeres relacionan la lactancia materna, es decir, dar el pecho, con el feminismo. Mujeres que afirman que dando el pecho se sienten realizadas, se sienten más mujeres. Son mujeres que lo disfrutan, obviamente, y afirman que dando el pecho se sienten más mamíferas y empoderadas por esa acción. Yo las respeto y las admiro, no solo por dar el mejor alimento a su bebé, sino por hacerlo y disfrutarlo.

En la otra cara de la moneda, tenemos a mujeres que deciden no dar el pecho y optan por la lactancia artificial. Mujeres que no quieren amamantar porque no quieren renunciar a su libertad, que quieren compartir a partes iguales la crianza, que no quieren sacrificar su cuerpo y sus pechos más de lo necesario. Su decisión también la relacionan con el feminismo y se sienten empoderadas por no esclavizarse ante dar el pecho.

¿Quién tiene razón? ¿Cuál es el “acto feminista”?

 

Mi opinión: ninguno de los dos.

El problema reside en que ambas relacionan su condición de mujer feminista en un solo acto, excluyendo a las demás.

  • Soy más mujer por dar el pecho, excluye de serlo a las que no lo dan.
  • Soy más mujer por tener un parto vaginal, excluye de serlo a las que paren por cesárea.
  • Soy más mujer por gestar vida, excluye de serlo a las que adoptan.

 

Y así podría seguir. ¿Veis por dónde voy?

No me parece feminista, o para nombrarlo de otro modo, no me parece que ayude al colectivo de las mujeres, que unas se reafirmen a costa de atacar o menospreciar a las demás. Afirmar que el ser mujer vaya ligado a un acto concreto excluye a las que no viven ese acto.

Y ojo, lo mismo pasa con el otro lado.

Si tú decides libremente dar el pecho, no por las presiones sociales o por el sentimiento de que es “lo que toca” o “lo que hay que hacer”, sino que es un acto que decides por ti misma y te sientes mujer empoderada por ello, puedes gritar en alto que por dar el pecho te sientes mujer.

Si por el contrario decides libremente no dar el pecho, como una decisión libre tuya y de tu cuerpo y de nadie más, y estás convencida de tu decisión, y te sientes digna y cómoda al dar un biberón o al delegar en tu pareja esa parte, puedes gritar en alto que por no dar el pecho te sientes mujer.

Pero ni más mujer que, ni menos mujer que. Simplemente mujer. No hay que empoderarse a costa de sentirse superiores que las demás. Porque esto NO es el feminismo.

Y recordemos que ser mujer no es ser madre. Si necesitamos ser madre para sentirnos mujer, mal vamos. Si nos sentimos más mujer por ser madre, mal vamos, ya que otra vez estamos con el más que. Hay mujeres que no son madres y se sienten mujeres plenas.

lactancia y feminismo

Ser mujer es identificarse con este género y reafirmarse en ello. Adueñarse de tu cuerpo, de tu feminidad y tu sensualidad y vivirlo a tu manera. Empoderarte con tus propias decisiones y con tus propios actos. Ser feminista es tener unos ideales y luchar por la igualdad de derechos y la igualdad de oportunidades del colectivo femenino en una sociedad patriarcal.

¿Qué más da si damos teta, si damos biberón, si parimos en una bañera o en un hospital?

 

Luchemos unidas, y dejémonos de juzgarnos entre nosotras.

Pasemos a la acción.

Esto te puede interesar

5 Comentarios

  • Responder
    Amaya
    15 abril, 2018 at 10:32 pm

    Me ha encantado, gracias por escribir algo así, no sabes lo que me acaba de ayudar leerte.

  • Responder
    Mamá Lanuguita
    16 abril, 2018 at 9:34 am

    Magnífico post. Totalmente de acuerdo. Personalmente doy el pecho por decisión y convencimiento, lo disfruto y me hace sentir feliz. Mi maternidad me ha permitido reconciliarme con mi feminidad pero no por ello pienso que ser madre sea necesario para sentirse una mujer plena.

  • Responder
    Lorena
    18 abril, 2018 at 7:09 am

    Una conocida mía puso en Facebook algo así como que la lactancia y la crianza nos estaba devolviendo a los hogares. Me sentó fatalito, porque de todo lo que pasa con la mapaternidad, quedarse con eso me parece una mierda. Pensé que quizá ella se había sentido sola con lo suyo, no sé, cuando en mi caso, siento equipo casi del todo con las cosas de V.

  • Responder
    NeurasDeMadre
    9 junio, 2018 at 12:49 pm

    Me alegro que os haya gustado, artículos así creo que son necesarios para reconciliarnos con nosotras mismas, y con el concepto de maternidad.
    Un abrazo!

  • Responder
    Carolina Jordán
    13 julio, 2018 at 1:09 pm

    Muy de acuerdo! Yo me siento empoderada por mi forma de hacer las cosas, doy el pecho porque quiero y lo disfruto, tuve la suerte de tener el parto que soñaba, sin epidural, hago colecho, porteo…etc etc. Y lo hago así porque me sale y soy yo. Que mi amiga Bea o Paquita o quien sea tuvo cesárea, no pudo o no quiso dar el pecho, no tiene que vender una cuna sin estrenar en wallapop 😂 (como me ha pasado a mí), usa el carrito…. pues perfecto. Ella es feliz, su bebé también? Pues ya está. Quién nos creemos para tener algo que decir?? No somos nadie para ello, cada una con sus razones elija lo que quiera! Esto no es una batalla, esto se trata de vivir y dejar vivir!! Saludos!!

  • ¡NO TE CORTES, DEJA UN COMENTARIO!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de 1and1, con domicilio en Avenida de La Vega, 1 – Edificio Veganova (Edif.3 planta 5º puerta C) 28108, Alcobendas (Madrid) España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en monica@bloggersandfamily.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies en la parte baja de nuestro blog.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies ACEPTAR
    Aviso de cookies