ZONA FAMILY

10 cosas que hay que vivir antes de tener hijos

10 cosas que hay que vivir antes de tener hijos

Muchas madres y padres defienden que tras tener hijos la vida no cambia tanto y que se puede seguir viajando, yendo a restaurantes, corriendo rallyes o tirándose por un barranco. Y estoy totalmente de acuerdo.

Pero la experiencia no va a ser la misma si lo haces solo (o con tus amigos, pareja…) que si lo haces con los peques. Y, desde luego, la inversión económica tampoco va a ser la misma. No digo que vaya a ser una experiencia mejor o peor, sino una experiencia diferente.

Es por eso que desde mi posición de #NoMo (No Madre) me aventuro a hacer una lista de 10 cosas que hay que vivir antes de tener hijos con la intención de llegar a esas personas que son Childless y que quieren procrear en el futuro.

No os penséis que estas 10 cosas me las he inventado yo solita, no. Es una lista fruto de los sabios consejos que he recibido de amigas que ahora son madres y, además, de la colaboración de muchas madres y padres que contestaron en Twitter a mi petición. (¡Y podéis seguir contestando si queréis!):

Además, esta lista también puede servir para mapadres a modo de check list: ¿Cuántas de estas cosas seguís haciendo tras la mapaternidad? Y si la respuesta es “menos de la mitad“, os animo a intentar recuperarlas, aunque sea ocasionalmente 😉

Y ahora sí, sin más dilaciones, vamos con el Top 10 cosas que hay que vivir antes de tener hijos:

1. Dormir hasta que te duela el cuerpo

Parar el despertador y seguir durmiendo es un placer apto para muy pocos. Disfruta de ese tiempo de descanso extra cada vez que puedas, incluso a riesgo de levantarte más cansado que si te hubieras levantado a la primera. ¿Os pasa eso también?

Los niños traen mucha alegría a un hogar y, en la mayoría de ocasiones, la alegría va acompañada de golpes y gritos. Duérmelo todo, antes de que sea demasiado tarde.

2. Cuidarte con deporte o actividades de bienestar

Es bien sabido que los peques absorben mucho tiempo y solo el combo “buena planificación” + “suerte caída del cielo” permiten a los mapadres dedicarse tiempo a ellos mismos. Así que: haz del fisio tu mejor amigo, ve a spas y centros de belleza y practica yoga, pilates, running o hipopressivos

Cualquier cosa que te haga sentir mejor siempre es bienvenida. No te abandones al paso del tiempo, que la esperanza de vida está en 80 (hombres) y 85 años (mujeres). Y hay que llegar sano y entero 😉

3. Hacer un viaje mochilero

Viajar con peques no es solo posible sino que puede ser una gran experiencia para la familia. Pero ponerte una mochila y salir de casa hacia donde te lleve el viento ya no es tan factible. Para empezar, porque hay que procurar la seguridad y bienestar de los peques y, para continuar, porque la improvisación en ocasiones puede salir cara.

Sea como fuere, un viaje (de días, semanas, meses…) a lo loco creo que es muy necesario para conocerse, ponerse a prueba a uno mismo y buscarse las castañas. Viaja y piérdete, literalmente.

4. Salir de tu zona de confort y arriesgar

Muy en la línea de la idea anterior, creo que hay que salir más de la camita de algodones tan cómoda donde estamos porque puede que fuera de ella nos encontremos con un campo de algodón de azúcar (imaginad que, mágicamente, no pica los dientes). Aunque también nos podemos encontrar con un campo de cactus, uno nunca sabe.

La capacidad de tomar decisiones arriesgadas disminuye cuando tienes hijos, por sentido común y por responsabilidad. Así que arriesga mientras puedas. ¿Qué puede pasar?

5. Elegir tu ocio

Si hay algo que envidian las mapadres es el preciado tiempo libre que te permite hacer lo que más te gusta: ir al cine o al teatro, subir una montaña, coser una manta de patchwork, aprender fotografía, leer un libro en el balcón bebiendo un burbujeante vino blanco…

Cualquiera que sea tu actividad de ocio preferida, busca hueco para hacerla o quedará en el cajón de “Cosas que podría haber hecho y no hice” o en el de “Cuando yo era joven…

6. Disfrutar del aburrimiento

Lo mismo que te digo una cosa, te digo la otra. Está genial llenar el día de actividades de ocio. Pero también es necesario disfrutar del aburrimiento, del no hacer nada, del mirar al techo o buscar formas en las nubes.

Take it easy, relax, don’t worry be happy y keep calm and do nothing. Todo eso y más. Repítetelo cual mantra de meditación. Porque con la llegada de los niños, el aburrimiento se convierte en utopía.

7. Abrazar la soledad

Soy gran defensora de estar con gente y socializar PERO estar con uno mismo es muy sano y hay que practicarlo más. Solo así puedes pensar en quien eres, qué quieres en la vida y cómo vas a conseguirlo.

La soledad, cuando es voluntaria y temporal, es un regalo en este mundo de interrupciones constantes. Y sí, también hablo de apagar las redes sociales (avisa antes, no sea que crees un pánico colectivo).

8. Estudiar y especializarte

He de decir que conozco a muchas madres que están estudiando. Quizás a otro ritmo y muchas de forma online, pero se están sacando sus estudios. Y merecen mi más sentida admiración.

Pero, aún así, es uno de los consejos que más he escuchado: estudia, haz un máster, especialízate ahora que puedes dedicar tiempo a estudiar.

Además, corre el rumor que la maternidad te hace perder la concentración y la memoria… Así que no tientes a la suerte 😉

9. Improvisa, más espontaneidad y menos planes

Niños = a rutinas, calendarios y horarios. Lo necesitan y la familia en sí también, para mantener un orden y no volverse locos en un caos diario.

Así que improvisa cada vez que tengas la ocasión, déjate llevar por tu intuición y toma decisiones al azar.

Voy a confesaros algo: Desde hace unos meses llevo un dado en la cartera y cada vez que tengo que tomar una decisión trivial (¿Helado de mango o de cerezas?) o desencallar una decisión grupal (la mitad prefiere cenar en un chino y la otra mitad, en un burguer) lo utilizo para tomar la decisión final. Por ejemplo: si sale par, vemos un capítulo de Handmaid’s tale y, si sale impar, vemos uno de Westworld.

El dado, a diferencia de la moneda, no solo te permite escoger entre A o B sino que también te permite tomar decisiones con más elementos. Por ejemplo, en el caso de decidir el color de un regalo: 1= azul, 2=rojo, 3=amarillo… ¿Os animáis a probarlo? (¡Apto para peques!)

10. Pasa tiempo con niños

No pierdas ocasión de hacer actividades con ellos, de jugar juntos, de proponerles retos, de ensuciaros, de hacer el ridículo, de reír

Este es el último consejo, pero quizás es el que yo más recomendaría porque estar con niños te mantiene joven, activo, despierto y, lo más importante, conectado con tu niño interior. Palabrita de Tita Pank.

 

¡Y hasta aquí mi post de hoy! ¿Crees que me he dejado algo? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!

Espero que el post os haya gustado, que os permita estrujar la vida al máximo y que os haya sacado una sonrisa porque, como ya sabéis, escribo desde el humor y el amor.

¡Hakuna Matata y hasta la próxima!

Esto te puede interesar

2 Comentarios

  • Responder
    martarivasrius
    11 mayo, 2018 at 4:42 am

    Bieeeeen! Lo he hecho todo! jajajaja Es bueno saber que no se me quedó nada importante 😉

  • Responder
    Mónica
    20 mayo, 2018 at 9:02 pm

    La verdad es que ser madre es toda una aventura pero en el camino de la maternidad tienes que renunciar a cosas, aunque ganas otras, je, je… Lo que más hecho de menos es dormir 12 horas del tirón

  • ¡NO TE CORTES, DEJA UN COMENTARIO!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de 1and1, con domicilio en Avenida de La Vega, 1 – Edificio Veganova (Edif.3 planta 5º puerta C) 28108, Alcobendas (Madrid) España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en monica@bloggersandfamily.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies en la parte baja de nuestro blog.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies ACEPTAR
    Aviso de cookies