Zona Kids

S.O.S. Rabietas. Disciplina positiva para gestionar las rabietas de los niños

afrontar las rabietas desde la disciplina positiva

Las rabietas nos acompañan a los padres constantemente, teniendo sus momentos álgidos en torno a los 2 años y en la adolescencia, pero… ¿y el resto del tiempo? También, solo que con menor intensidad.

Es más, ¿y si te dijera que todos tenemos rabietas? Sí, sí, incluidos los adultos, solo que las sobrellevamos de forma diferente a nuestros hijos. Bueno… esto a veces está por ver, ya que, en ocasiones, somos los adultos los primeros que perdemos la calma y la paciencia, tan necesitada en esos momentos tan críticos.

Creo que es una de las experiencias más desagradables que vivimos durante la ma-paternidad, ya sea en público o en privado.

Las rabietas son una descarga emocional, natural en el desarrollo de los niños entre 1 y 4 años.

Siempre hay una mayor comprensión cuando se sabe el por qué,  esto es lo que veremos a lo largo de este artículo, además de cómo solucionarlo, gracias a la Disciplina Positiva: los tipos de rabietas que podemos encontrar, cómo afrontar y prevenir las rabietas, incluyendo 10 ejemplos de estrategias y lo más importante, qué necesitan los niños en esos momentos tan desagradables para ellos.

Por qué ocurren las rabietas

Se presentan porque los niños van creciendo y tienen la necesidad de hacer las cosas por sí mismos, pero a veces su cerebro no les sigue, ya que se va desarrollando poco a poco, sus capacidades motoras, físicas, intelectuales no están al 100% desarrolladas, esto da lugar a miedo, frustración y por último, rabieta.

El cerebro se llena de hormonas estresantes como el cortisol y la adrenalina, que al final inundan todo su cuerpo, entonces lo bloquean y no son capaces de escuchar ni de razonar.

Las rabietas se caracterizan por golpes, llantos, gritos, contorsiones corporales, tirarse al suelo… depende del niño.

Cuando un niño está en plena descarga es imposible dialogar con él, por lo que debemos esperar a que se le pase.

Las rabietas suceden en nuestro cerebro primitivo y normalmente se dan por 3 variables: miedo, ira y angustia por separación.

También tenemos los factores fisiológicos que suele ser por aburrimiento, sueño, cansancio, hambre…

Otros factores extraordinarios como muerte, divorcio…

Tipos de rabietas

Podemos hacer dos grupos con los tipos de rabietas, son fáciles de diferenciar.

  • Rabieta controlable, esta es la típica rabieta cuando vamos a comprar, por ejemplo, a un centro comercial y te dice que quiere un vestido de princesa, al decirle tú que no puedes comprarlo, comienza la rabieta.

¿Cómo sé que es controlable? Porque si le digo, sí te lo compro, directamente la rabieta desaparece, por lo que es muy fácil de controlar, siempre y cuando le digamos que sí.

En muchas ocasiones, los padres cedemos a comprar o a hacer lo que pide el niño por comodidad, vergüenza o cansancio, pero esto ni ayuda ni educa a tu hijo, sino todo lo contrario, pensará que así es como se consiguen las cosas y cada vez las rabietas serán mayores.

¿Qué necesita aquí el niño? Límites, si antes de salir de casa ya te imaginabas lo que pasaría, deberías haber hablado previamente con él para recordarle que no puedes comprar todo lo que quiera… La cuestión es dialogar y razonar con él.

En el momento en que está llorando, gritando… no vamos a poder razonar con él, entonces lo acompañamos hasta que se relaje y después conversamos de lo ocurrido con posibles soluciones para futuras rabietas de este tipo.

  • Rabieta incontrolable, en este tipo el niño no es capaz de controlar su cuerpo ni sus emociones. El cerebro no le responde porque la hormona del estrés lo llena y controla.

Aquí nuestro comportamiento hacía él es diferente, necesita que seamos cariñosos y comprensivos. Debemos conectar con él en primer lugar, a través de contacto físico, siempre que quiera, y tono de voz sereno. Si en algún momento corre peligro lo alejamos de ese lugar. Debemos dejar que se relaje acompañándolo en todo momento, a no ser que nos diga lo contrario, hasta que se pueda hablar con él; entonces es el momento de buscar soluciones para futuras rabietas de este tipo.

Cómo afrontar y prevenir las rabietas

afrontar y prevenir las rabietas

A lo largo de los años he visto que lo que mejor funciona es la Disciplina Positiva. Ahora es más conocida, pero anteriormente muchas familias la llevaban a cabo sin saber lo que era, simplemente guiados por el amor y el cariño hacía los niños, por su creencia en la no violencia…

La Disciplina Positiva se define como educar siendo amable y firme a la vez, es educar sin premios ni castigos, es basarse en el respeto mutuo y dar una serie de herramientas y estrategias para afrontar cualquier conflicto.

Para mí, la Disciplina Positiva es una filosofía de vida, es un cambio en el adulto y en la mirada hacía el niño, cuando comprendemos lo que le ocurre y lo que siente, es mucho más fácil llevarlo a cabo.

La clave de la Disciplina Positiva está en el respeto mutuo, la comunicación y la búsqueda de soluciones, no de culpables.

Nos aporta una serie de beneficios que los podemos ver en nuestros niños; niños seguros de sí mismos, capaces de resolver problemas sin violencia, independientes, felices, motivados, responsables…

Si quieres conocer más sobre la Disciplina Positiva, en el Podcast Proyecto Hijos hablo sobre este tipo de crianza en profundidad.

10 ejemplos de estrategias para afrontar y prevenir las rabietas

A continuación, tenéis una serie de estrategias que te ayudarán a prevenir las rabietas y, si suceden, a afrontarlas desde el respeto.

  • Adelántate a las rabietas. Conoces a tu hijo, estas suelen ser las típicas que suceden por hambre, cansancio, sueño…
  • Busca soluciones, junto a tu hijo. Siempre se buscan soluciones, cuando conectamos con ellos y pueden razonar, buscamos soluciones conjuntamente para futuras rabietas o para expresar esas emociones que sienten.
  • Ayúdale a expresar y conocer sus sentimientos, esto es muy importante, porque sabiendo qué sienten es muchísimo más fácil controlarnos. La mayoría de adultos no saben expresar ni conocen sus emociones, la mayoría de ocasiones las catalogamos con el mismo adjetivo.
  • Ponte a su nivel para hablar con él, a su altura, así verá tus expresiones.
  • Tiempo positivo para ambos. Cuando estamos muy enfadados, estresados, nerviosos… a veces nos gusta estar solos, a los niños les sucede lo mismo.
  • Práctica la escucha reflexiva. Déjale que hable sin juzgar.
  • Abrázalo. Importantísimo, cuanto peor se sienta más te necesita.
  • Horario de rutinas, así podemos prevenir las rabietas causadas por cansancio, hambre…
  • Observa. Así conocerás los intereses de tu hijo y como domina sus emociones.
  • amable y firme al mismo tiempo. Esto es la clave de la Disciplina Positiva, ya que tenemos que poner límites, pero siempre desde la amabilidad, incluso mejor si esos límites son consensuados. Algunos no podrán serlo, pero la mayoría sí.

Qué necesitan los niños cuando se produce una rabieta

La actitud comprensiva y cariñosa es la clave, incluso el contacto físico y empatía, pero hay niños que no quieren contacto físico, entonces debemos respetarlos.

Debemos actuar pensando que el adulto es el ejemplo, es el modelo para el niño, por lo que nosotros debemos estar calmados para que el niño se calme, si nosotros gritamos y nos enfadamos, su rabieta irá en aumento.

Esto es producido por las neuronas espejo, imitan lo que ven.

Es más difícil gestionar nuestra rabieta que la de los propios niños.

Pensad también que una rabieta no puede ser una guerra, donde uno de los dos tiene que ganar sí o sí.

Confía en ti y en tu hijo, a veces pensamos que no serán capaces de controlarse nunca y créeme llega un momento en que han aprendido estrategias para hacerlo y lo hacen.

Primero hay que conectar con el niño y luego corregimos la situación, con esto me refiero a lo que he mencionado antes, que cuando tiene esa descarga no razona, entonces por más que hablemos no lo van a entender, es más no nos van a escuchar, por lo que lo mejor es primero conectar con él, de la forma que hayáis pactado o se os ocurra y luego hablamos para corregir la situación producida.

Tono de voz sereno y amable, ponernos a su altura cuando le hablamos, así nos verá nuestros ojos y gestos, la comunicación no verbal es muy importante.

Para finalizar, recordad siempre que el amor no malcría, lo que malcría son las acciones que realizamos con la excusa de que es amor hacía nuestros hijos.

Y como último consejo, deciros que no os agobies en cada rabieta, pensad que estáis educando para el futuro y que poco a poco iréis viendo los frutos, aunque nos cueste, pensad que estáis entrenando a vuestro hijo para la vida adulta y de cada rabieta, hay algo nuevo que aprender, vosotros como padres y ellos como hijos y futuros adultos.

Esto te puede interesar

No hay comentarios

¡NO TE CORTES, DEJA UN COMENTARIO!

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de 1and1, con domicilio en Avenida de La Vega, 1 – Edificio Veganova (Edif.3 planta 5º puerta C) 28108, Alcobendas (Madrid) España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en monica@bloggersandfamily.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies en la parte baja de nuestro blog.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies ACEPTAR
Aviso de cookies