Blog ZONA FAMILY

3 consejos para afrontar el verano con niños con ilusión

Sí, llegó el verano y, con él, las vacaciones escolares (las laborales suelen tener su espacio por aquí pero no siempre ocurre porque los amantes de la nieve siempre prefieren los meses de frío a los de sol). 

Las vacaciones escolares son largas, sí, es algo que sabemos todos y, la mayoría, hemos disfrutado de períodos de descanso en verano de tres meses. Algunos incluso, sobrevivimos a los veranos sin campamentos y pasamos tiempo con nuestros abuelos, en el pueblito bueno, ese del que hace unos años Aquarius se acordaba e imploraba tener uno. 

Sé que el debate sigue siendo si no son demasiadas vacaciones para los niños, si no olvidan lo que han aprendido durante el curso escolar y, sobre todo, cómo narices podemos hacer para conciliar porque las cuentas no salen si contamos sus días de vacaciones y las nuestras. 

Sin embargo, hoy no os traigo a debate esta parte -que sería interesante, lo sé, y quizá lo traiga en otro momento-. Hoy, simplemente, quiero dejaros tres consejos para afrontar el verano con niños con ilusión, porque en Educar en Calma me gusta aportar ideas que os puedan ayudar en la crianza y educación de vuestros hijos. 

Porque reconozcamos que todos empezamos el verano con ganas de cambiar de aires, de ambiente, de vivir aventuras, conocer diferentes lugares y, sobre todo, descansar. 

Cuando tenemos hijos quizá haya cosas que entendamos que pueden esperar como el tema de descansar, que se hace de otra manera, pero sobre todo, no me gustaría que se perdiera la ilusión por pasar tiempo en familia, las ganas de descubrir nuevas rutas, nuevos entornos y, sobre todo, de pasar tiempo en familia. 

Así que aquí van mis tres consejos:

  1. Tus hijos tienen 3 meses de vacaciones, asúmelo. Es algo que no va a cambiar y que él no es responsable ni culpable de esta situación. El colegio o instituto termina, los niños deben descansar y su cerebro también. Ahora no valen esas frases que “quién pudiera tener tres meses”. Recuerda que, posiblemente, ya los hayas tenido en tu infancia y adolescencia. Ellos tienen los ritmos propios de su edad. Ahora tú eres el adulto y te toca a ti gestionar cómo conseguir la tan ansiada conciliación, pero ellos no son parte del problema, no lo han creado y no merecen nuestros reproches o envidias. 
  2. Habla con naturalidad sobre cuándo vais a estar juntos, dónde y qué cosas vais a hacer en familia. Permite que propongan planes o cosas que les apetezca hacer contigo. Se trata de pasarlo bien, disfrutar y tener momentos de calidad grabados en nuestra memoria, en nuestra cámara de fotos y, sobre todo, en nuestro corazón. 
  3. Menos es más, siempre. Los niños necesitan descansar del ritmo ordinario del curso, de las actividades, de los madrugones… Está bien que hagan un campamento de verano pero, ¿seguro que es necesario que pasen mes y medio en campamentos urbanos, deportivos y otras modalidades? ¿Seguro que es necesario que madruguen como cada día del curso escolar? ¿Es imposible que pasen unos días con los abuelos? Sé que el tema abuelos es muy personal, cada familia tiene unas circunstancias pero los abuelos son una fuente de sabiduría y amor que ningún niño debería perderse. Pasar unos días con los abuelos hace que se estrechen lazos entre generaciones con diferencia de edad, permite conocer ritmos más relajados y son un ejemplo de serenidad y calma. Para mí, mis veranos con mis abuelos no tienen precio y el amor que he sentido y siento hacia ellos es incontable. Y esa parte trabajada con mis abuelos se la debo a mis padres, que quisieron que pasara tiempo con ellos y, además, disfrutaron de tiempo en pareja mientras trabajan durante el verano. Cosa que, por cierto, no es pecado, es muy recomendable y todos deberíamos disfrutar de algún ratito en pareja.

Y ahora, con los niños ya en modo vacaciones y nosotros con ganas de tenerlas para estar con ellos full-time, os digo que los años son cortos, el tiempo vuela y, dentro de nada, nuestros hijos que ahora nos llaman y nos necesitan continuamente, se querrán ir de vacaciones con sus amigos y vivir la vida y el verano de otra forma. También tendrán tres meses de vacaciones y sus necesidades y las nuestras tendrán que ir engranándose, pero esa es otra historia. 

Yo aprovecho para desearos unas muy felices vacaciones, recordaros que los cursos online en versión cápsula siguen estando disponibles y que podéis hacerlos a vuestro ritmo a lo largo del tiempo que necesitéis. 

Un abrazo y gracias por estar ahí, 

Esto te puede interesar

2 Comentarios

  • Responder
    Lucía T.R.
    27 junio, 2018 at 12:35 pm

    Lo de los abuelos es un gran misterio. Mi hija lleva 3 días de vacaciones y cuando le pregunto qué cosas quiere hacer ahora que no tiene cole me dice que ir a la piscina o a casa de la abuela Julia. ¡Yo alucino! Porque la casa de mi madre no es ningún parque de atracciones y ella tampoco es que piense en actividades expresamente para los niños. Y sin embargo ¡lo prefiere a otras muchas cosas!

  • Responder
    Brigitte
    30 junio, 2018 at 6:51 am

    Los abuelos tienen un papel muy importante en la infancia de los niños. Están en mis mejores recuerdos de infancia y eso que los tenía siempre ya que vivíamos en el primero y ellos en la planta baja y efectivamente sin hacer nada “especial”. EL 26 de este mes es su día y habría que agradecerles todo lo que hacen ( la mayoría ) por los nietos. Un vecino dijo hace unos días “los mejor de las vacaciones de verano es cuando mis nietas se van a su casa, porque Dios que niñas, ni siquiera hacen siesta !!!” jajaja.

  • ¡NO TE CORTES, DEJA UN COMENTARIO!

    La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de 1and1, con domicilio en Avenida de La Vega, 1 – Edificio Veganova (Edif.3 planta 5º puerta C) 28108, Alcobendas (Madrid) España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en monica@bloggersandfamily.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies en la parte baja de nuestro blog.

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies ACEPTAR
    Aviso de cookies