ZONA FAMILY

La educación sexual de los adolescentes

educación sexual de los adolescentes

¿Cómo iniciar con nuestros hijos la educación sexual de los adolescentes?
Hay una paradoja a la hora de abordar la educación sexual de nuestros hijos adolescentes y es que, la mayor parte de los padres con hijos de esa edad, no han recibido educación sexual ni por parte de sus padres, ni por parte del colegio cuando eran niños y ahora se encuentran con la presión de educar a sus hijos en esta materia y no saben, con razón, cómo hacerlo.

La edad ideal para comenzar a educar en sexualidad no debería ser la adolescencia, ni tan siquiera la pubertad, sino que esta educación se debería de recibir en edades mucho más tempranas, abordándola de manera progresiva y acorde con el desarrollo evolutivo del niño y de su curiosidad. Esta información ha de ser veraz y rigurosa, incluyendo el aspecto biológico, psíquico y social de la sexualidad, entendiendo la sexualidad como una forma de comunicación humana, fuente de placer y afectividad.

Ya en la preadolescencia se pueden abordar, una vez que ya están sentadas las bases del conocimiento sexual, los aspectos vinculados a la prevención y los métodos anticonceptivos. Precisamente es, en la adolescencia cuando nuestros hijos empiezan a interesarse por el sexo, cuando nos asaltan los miedos y temores. Muchas familias esperan hasta el último momento para tratar temas de una importancia fundamental; se intenta averiguar lo que saben de sexualidad, si mantienen relaciones, si usan el preservativo y es entonces cuando nos encontramos el rechazo de nuestro hijo o hija a contarnos su intimidad.

Eso es porque la manera de abordar estos temas en esos momentos no es la más adecuada; casi siempre se centra en los embarazos no deseados, en las enfermedades de transmisión sexual, la edad ideal para perder la virginidad… No se les explica que la sexualidad está presente en todas las personas desde que nacemos, que varía en cada etapa de la vida, de la importancia de tener una vida sexual satisfactoria, pensamos que si hablamos de la sexualidad en positivo, como una fuente de placer físico y afecto, les podemos incitar a practicar el sexo.

Pero el sexo está ahí, presente en nuestras vidas, nuestros chicos están expuestos a diario a imágenes de contenido sexual, y es precisamente un buen motivo para involucrarlos en una buena educación sexual. No podemos dejar que interpreten la sexualidad desde la perspectiva de los videojuegos, los videoclips, las revistas o los comentarios con los amigos. Tenemos que ser partícipes desde la infancia en la educación sexual y afectiva de nuestras hijas e hijos y darles información y una perspectiva real de las relaciones entre adultos y lo que estas implican.

Como puntos importantes, en la educación sexual de los adolescentes deberíamos:

• Proporcionar información ajustada a su realidad, adelantándonos a sus inquietudes. Esto es fundamental porque  en estas edades se comienzan a experimentar muchos cambios, tantos físicos como psíquicos.
• Educarles en responsabilidad. Son ellos y ellas los que tomarán la última decisión, por lo que debemos trabajar su capacidad para ser responsables y consecuentes con sus actos
• Es importante hablar de sexualidad en el entorno familiar, con sinceridad y sin estereotipos. Muy importante es escucharles, podremos tocar los temas que nos preocupan si los compartimos con nuestros hijos.
• Potenciar la imagen positiva que tienen de sí mismos, de sus habilidades y posibilidades. Todo ello será fundamental para afrontar las situaciones que se les puedan plantear.

Si tenemos en cuenta esto, podremos hablar con nuestros hijos de temas como los anticonceptivos o las enfermedades de transmisión sexual desde la perspectiva del cuidado de la propia salud. Si los adolescentes pueden disponer de información veraz, si potenciamos la responsabilidad y el autocuidado y tienen la seguridad suficiente para tomar sus propias decisiones, aumentaremos las posibilidades de que su vida sexual sea sana y satisfactoria. tanto física como emocionalmente.

Esto te puede interesar

No hay comentarios

¡NO TE CORTES, DEJA UN COMENTARIO!

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de 1and1, con domicilio en Avenida de La Vega, 1 – Edificio Veganova (Edif.3 planta 5º puerta C) 28108, Alcobendas (Madrid) España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en monica@bloggersandfamily.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies en la parte baja de nuestro blog.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies ACEPTAR
Aviso de cookies