Blog ZONA FAMILY

Querido hijo: no voy a robarte la ilusión. Creer o no creer, that’s the question

creer en los reyes magos edad

Queridos hijos: la vorágine navideña ha pasado y aquí estamos cargados de regalos de los Reyes Magos, Papá Noel y el Tió -un tronco con boca pintada, ojos y barretina que caga chuches y regalos en Cataluña en Nochebuena-.

Si vuestra ilusión es inmensa y estáis muy impacientes y nerviosos por la pronta llegada de los Reyes Magos, el Tió, Papá Noel o el Ratoncito Pérez, solo os quiero decir un par de cosas:

  • Portaos bien, siempre, sobretodo tratando bien a los demás y a vosotros mismos. Ya sabéis que es lo más importante.
  • No olvidéis darle queso seco, por ejemplo un Manchego majo al Ratoncito Pérez, mandarinas de las buenas al Tió, galletas caseras de mantequilla y canela a Papá Noel y turrón a los Reyes que son mágicos y los kilos de más y el colesterol no les afectan.
  • Escribid la carta con mucho amor y sin pasaros: recordad, máximo 4 deseos, uno por ser mágico, y si puede ser que sea para jugar en familia, para leer y para divertirse también, qué carajo. Pero que no haga mucho ruido ni se tarde horas en montarlo -a menos que lo hagáis de un modo auto suficiente-.
  • Y lo más más imperante: seguid pensando que si crees, sucede. Que la magia está en creer.

Que la ilusión y la magia os acompañe a lo largo de vuestra vida. Si crees, sucede.

Mamá.

***

Queridos hijos…

A partir de aquí hablo de cosas de mayores así que no sigáis adelante si no sabéis lo que es un spoiler y si para vosotros “estar del otro lado” es algo más que un viaje en el espacio con extraterrestres y todo eso. Lo que viene a continuación es aburrido y no os interesa. Ya podéis ir a jugar a la Nintendo Swich o la tablet.

  • Sí, aunque no sea fin de semana.
  • Sí, aunque hayáis superado vuestras 2 horas de juego estipuladas.
  • Síiiii, en serio, id a jugar, aunque no hayáis leído suficiente durante la semana (15 minutos de lectura para 30 minutos de máquinas con un máximo de 2 horas para jugar el sábado y 2 horas el domingo, son las normas).

En serio, leéis luego…

Vale, sigamos, para creyentes en el spoiler y en la fe del “otro lado”:

A sus 8 avispados años, los padres estábamos temiendo un año de berrinches por la crueldad adulta, de castigos por haber mentido o de venganza por tanta desfachatez acumulada, pero ha sido un año más de ilusiones compartidas, nervios y abrazos y andamos entre felices y angustiados por la Navidad de los 9… Pero falta un año y todo se andará.

¿Es un engaño colectivo? ¿A partir de los 8 ó 9 ó 10 deberían “saber”? ¿Tiene connotaciones religiosas y no tiene sentido si no eres creyente? Puede… Aunque soy más del parecer del papá de “La Parejita de Golpe” que opina que creer en los Reyes Magos, y en todo lo demás, es parte de la tradición cultural del país en el que vivimos y que es una lástima estropear la ilusión.

Mis mellizos de 8 creen, aunque empiezan a hacerse preguntas. Pero creen, con muchísima ilusión. Y a pies juntillas.

De hecho tienen una teoría sobre Papá Noel que en realidad es delgado y solo engorda la noche de Navidad por la cantidad de galletas que come. Y todo porque a los 5 años conocieron al verdadero y era un figurín tipo bailarín cachas… Cada vez que ven una cola en un centro comercial con un Papá Noel gordo se asoman a ver la inmensa cantidad de gente que espera y dicen: “pffff, mejor no hacemos la cola que total este Papá Noel no es el de verdad, que mira qué gordo“.

Es como los Reyes Magos, que como están ocupados con la logística dejan que otros hagan de ayudantes en todos los pueblos y ciudades. Por eso a partir del año que viene nos ahorraremos colas y les mandaremos un WhatsApp. Que mira que se descubre fácil que no son ellos: si te preguntan “qué quieres” son ayudantes, porque los Reyes Magos siempre saben lo que quieres, “hombre ya “.

En fin… Tradición y mucha imaginación…

Y no… No somos religiosos. Ni del norte. Ni catalanes de pura cepa. Pero heredamos tradiciones y las disfrutamos. Así que mis hijos creen en Papá Noel. Y en el Tió que caga chuches en casa y bicis en casas ajenas. Creen en el Ratoncito Perez, que trae monedas, aunque a Menganito le trajeron un avión de juguete. Y creen en los Reyes Magos. En los tres.

Como yo creía a los 6 años cuando hice de paje negra y me pinté la cara junto a Baltasar. Y un día sospeché. Y otro me hice la loca. Y otro investigué armarios. Y luego tuve hermanas pequeñas e hice de paje oficial…

La ilusión es tremenda y preciosa, yo no les quiero robar eso a mis hijos con cosas de adultos. Ya suficiente adultizamos su mundo constantemente.

Como mucho, me apropiaré de la idea de esta preciosa carta de los Reyes Magos a los padres el día de su nacimiento. Y de lo del “otro lado”, of course.

Y como dicen mi par de dos: si crees, sucede, lo importante es creer.

Pero oye, cada maestrillo tiene su librillo y ante todo respeto y respeto y más respeto a la crianza ajena.

¿Y vosotros, creéis?

Sea como fuere, que la magia y la ilusión os acompañen forever and ever. Qué de ilusiones se vive, y si crees, sucede (a veces).

Esto te puede interesar

No hay comentarios

¡NO TE CORTES, DEJA UN COMENTARIO!

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de 1and1, con domicilio en Avenida de La Vega, 1 – Edificio Veganova (Edif.3 planta 5º puerta C) 28108, Alcobendas (Madrid) España. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en monica@bloggersandfamily.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de privacidad y cookies en la parte baja de nuestro blog.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies ACEPTAR
Aviso de cookies